Castejón dejará en breve la dirección de la cárcel de Topas para trasladarse a Andalucía

    José Luis Castejón interviene en un acto institucional.
    José Luis Castejón interviene en un acto institucional. / Word
    • Su nuevo destino será la gestión de la prisión de Morón de laFrontera y su sucesor será el actual director del centro penitenciario gallego de Teixeiro, Carlos García

    Accedió al cargo a finales de enero de 2015 tras la fulminante destitución de la anterior directora, María Concepción Zurdo, un cese que fue dictado por la Secretaría General deInstituciones Penitenciarias. Desde entonces ha gestionado la actividad del centro penitenciario de Topas y en los próximos días, según ha podido saber este diario, abandonará la dirección de la prisión para asumir su nueva responsabilidad como nuevo director de la cárcel de Morón de la Frontera, en la provincia de Sevilla. Se trata de José Luis Castejón, cuya gestión a lo largo de más de dos años en la cárcel de Topas no se ha librado de la polémica, como consecuencia de los diferentes incidentes acaecidos en los módulos de la prisión, que han incluido desde reyertas y grescas entre reclusos hasta las agresiones, de mayor o menor gravedad, por parte de algunos internos violentos contra los funcionarios del centro penitenciario. Por si fuera poco, Castejón ha tenido que soportar durante estos más de dos años de actividad las constantes críticas sindicales contra su gestión, encarnadas especialmente por parte deAcaip, la sigla mayoritaria entre la plantilla de los funcionarios, que llegó a elevar sus quejas ante la Defensora delPueblo, Soledad Becerril.

    Castejón se desplazó a comienzos de esta semana a Madrid para mantener una reunión en la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. El encuentro sirvió para comunicar oficialmente a José Luis Castejón su próximo cambio de destino, que supondrá su inminente traslado de Topas a la prisión de Morón de la Frontera, conocida en la terminología penitenciaria como Sevilla 1

    Una prolongada espiral de especulaciones y comentarios se desató ayer entre los funcionarios de Topas una vez que comenzaron a circular los rumores sobre el inminente traslado profesional de José Luis Castejón, que algunos han situado que acontecerá el próximo 8 de junio.De hecho, la sección sindical de CSIF en la cárcel salmantina hizo pública la noticia en su grupo de whatsup, comunicando a sus afiliados que próximamente la cárcel de Topas dispondrá de un nuevo director, al ser destinado José Luis Castejón a Morón de laFrontera, adelantado que la vacante será cubierta por el actual director de la cárcel coruñesa de Teixeiro,Carlos García.

    Tanto el director saliente como el director entrante no accederán a cárceles desconocidas para ellos, sino más bien todo lo contrario. No en vano, Carlos García desempeñó años atrás los cargos de director de programas y subdirector del área de seguridad en la cárcel de Topas, por lo que su próximo cargo no resultará ajeno para él.

    Por su parte,José Luis Castejón conseguirá con su traslado profesional a la cárcel de Morón de la Frontera el retorno a suAndalucía natal, donde trabajó, antes de venir a Salamanca, como subdirector deseguridad en la prisión sevillana, llegando incluso a desempeñar funciones de director accidental.

    Asuntos delicados

    Durante su periplo directivo en la cárcel de Topas, a José Luis Castejón le ha tocado enfrentarse a asuntos especialmente delicados, como la llegada del sanguinario terrorista etarra Santi Potros y la salida de la cárcel de otros dos reclusos etarras, así como el confinamiento en régimen de aislamiento de cuatro mujeres yihadistas, que fueron detenidas por su proselitismo y su delirante adhesión al Estado Islámico.

    La falta de sintonía con los sindicatos se tradujo, por ejemplo, en el boicot de Acaip en septiembre de 2016 al ausentarse esta formación sindical en la celebración institucional de Nuestra Señora de las Mercedes, patrona de Instituciones Penitenciarias. El sindicato expresó de esta forma su frontal discrepancia con las sucesivas medidas que venía adoptando José Luis Castejón para dirigir la cárcel, donde se encuentran ingresados cerca de 900 presos.