Fernando Mayoral (izquierda), durante su intervención, junto a Jesús Málaga.
Fernando Mayoral (izquierda), durante su intervención, junto a Jesús Málaga. / MANUEL LAYA

El escultor Fernando Mayoral ingresa en el Centro de Estudios Salmantinos

  • El artista, que ayer donó una de sus piezas al centro, es Medalla de Oro de la ciudad, catedrático de dibujo y profesor de escultura

El Centro de Estudios Salmantinos (CES) vivió ayer un día completo. Por una parte, se presentaron los proyectos de arquitectura interior para acondicionar la Torre del Clavero como sede de dicho centro. Por otra, el pintor y escultor, Fernando Mayoral pronunció su discurso de ingreso como miembro honorífico del CES.

Cronológicamente, la tarde comenzó con la exposición pública de los proyectos que aspiran a acondicionar la Torre del Clavero como sede del CES. Dichos estudios han sido realizados por alumnos del Master de Arquitectura y Diseño de Interiores de la Universidad de Salamanca que dirige el artista salmantino y miembro numerario del CES, Florencio Maíllo. El acto contó con la presencia de Luis Barrero y María Sortino, además de los autores de los proyectos, del presidente del CES, Jesús Málaga, y del alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco. Fue precisamente el primer edil el que ofreció la torre al CES. Sucedió el pasado mes de junio, durante el acto de clausura del ciclo ‘Temas de Actualidad’ que el Centro de estudios organiza cada año.

Fernando Mayoral pronunció su discurso después de la presentación de las ideas de los alumnos.

Arte

La alocución de Mayoral estuvo centrado en la perspectiva histórica del arte. El miembro numerario del Centro de Estudios Salmantinos José Almeida Corrales fue el encargado de responder al discurso de entrada de Mayoral.

Además de escuchar el alegato del pintor y escultor, el Salón de Recepciones del Ayuntamiento también fue testigo de la presentación del libro ‘Miradas de bronce. La obra escultórica de Fernando Mayoral Dorado’. Este ejemplar reúne en sus páginas las sensaciones de una veintena de autores sobre piezas del artista, agrupados en varias categorías (escultura religiosa, monumentos a personajes, medallones en la Plaza Mayor de Salamanca y monumentos públicos en otras provincias). El libro se incluirá en la colección ‘Serie Minor’ del CES, en la que también se atesoran otros discursos de ingreso. Mayoral, por su parte, donó una escultura al Centro.

Los organizadores recordaron ayer que «en su extensa trayectoria artística, que le ha llevado a traspasar los límites provinciales y nacionales», Fernando Mayoral «ha recibido numerosos premios y distinciones». El Ayuntamiento de Salamanca, por ejemplo, le concedió, en 2015 su principal galardón: la Medalla de Oro de la ciudad.

Fernando Mayoral Dorado nació en 1930 en Valencia de Alcántara (Cáceres). En 1947 asistió a la Escuela de Nobles y Bellas Artes de San Eloy y a la Escuela de Artes y Oficios de Salamanca, ingresando en 1949 en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, licenciándose en Bellas Artes. En 1957 viajó a Italia con una beca de la Dirección General de Relaciones Cultural del Ministerio de Asuntos Exteriores. Allí aprendió del arquitecto e ingeniero Pier Luigi Nervi.

A su regreso a España se convirtió en catedrático de Dibujo en el Instituto de Bachillerato Torres Villarroel y en profesor asociado de Escultura en la Facultad de Bellas Artes de la Usal.