Un posible quinto candidato pone al rojo vivo la batalla rectoral en la Usal

La comitiva de profesores se encamina por los pasillos del Edificio Histórico hacia el Paraninfo para asistir a la ceremonia de inauguración del curso universitario.
La comitiva de profesores se encamina por los pasillos del Edificio Histórico hacia el Paraninfo para asistir a la ceremonia de inauguración del curso universitario. / WORD
  • El exvicerrector Fernando Pérez Barriocanal busca apoyos y sopesa concurrir a los comicios

El calendario atestigua que faltan todavía seis meses para la celebración en noviembre de las apasionantes elecciones para escoger al futuro rector de la Universidad de Salamanca y, pese a la lejanía temporal, las quinielas académicas circulan ya por las facultades y la sigilosa rumorología prolifera de forma insistente por los despachos, los laboratorios y los departamentos de los campus académicos.

La batalla preelectoral para escoger al sucesor del rector Daniel Hernández Ruipérez arrancó, en realidad, hace varios meses. Hasta el momento cuatro catedráticos han movido ficha y han desplegado todo tipo de gestiones para cosechar adhesiones, fundamentalmente entre el profesorado, pero también entre el personal de administración y servicios e incluso entre los representantes estudiantiles. De estos cuatro catedráticos, tres lo han confirmado públicamente y de forma oficial. Se trata de los casos de la vicerrectora de Internacionalización y catedrática de Bioquímica y Biología Molecular, María Ángeles Serrano; el catedrático de Derecho Administrativo y hasta este pasado lunes decano de la Facultad de Derecho, Ricardo Rivero, y el catedrático de Antropología, Francisco Giner Abati.

El cuatro aspirante ha optado por la prudencia y el hermetismo, rehusando prodigarse en anuncios anticipados sobre su próxima candidatura. Se trata del vicerrector de Investigación y Transferencia y director del Parque Científico de la Universidad, Juan Manuel Corchado, quien mantiene un silencio sepulcral sobre sus aspiraciones rectorales y solo hará pública su candidatura una vez que el rector convoque los comicios, una circunstancia que previsiblemente tendrá lugar en la segunda quincena del mes de septiembre o a comienzos de octubre.

La efervescencia electoral se ha disparado en los últimos días, dado que ha trascendido en los círculos académicos la gestación de una posible quinta candidatura, actualmente en fase embrionaria. El hipotético quinto candidato para intentar conquistar el despacho rectoral y gestionar en 2018 la magna conmemoración del VIII Centenario de la fundación del Estudio salmantino es el catedrático de Fisiología de la Facultad de Farmacia, Fernando Pérez Barriocanal, conocido especialmente en el ámbito de la gestión académica por su periodo como vicerrector de Investigación durante el mandato rectoral de José Ramón Alonso.

Fernando Pérez Barriocanal puntualizó ayer, en declaraciones a este diario, que no podía corroborar en estos momentos si presentará finalmente su candidatura. «Ahora no puedo confirmar nada», recalcó, pero no obstante, sí reconoció que había mantenido conversaciones y contactos en las últimas semanas con diferentes miembros de la plantilla universitaria, orientadas precisamente a la posible articulación de una candidatura rectoral capitaneada por él. «Conservo muchas amistades con compañeros con los que colaboré durante mi etapa como vicerrector de Investigación», señaló el catedrático de Fisiología a la hora de referirse a los sectores con los que ha contactado con el fin de tantear una hipotética candidatura y ponderar esta posible opción. Además, recordó, a la hora de referirse a su prolífica trayectoria académica, que «llevo 39 años de profesor en la Universidad de Salamanca y, además de haber sido vicerrector de Investigación, donde creo que dejé un buen recuerdo, fui secretario de la Facultad de Farmacia y secretario del departamento de Fisiología y Farmacología».

Los próximos meses serán decisivos para determinar si, al final, Pérez Barriocanal consigue concitar los apoyos necesarios para irrumpir en la pugna electoral. El catedrático de Fisiología enfatizó que la Universidad de Salamanca se enfrenta a «unos desafíos muy importantes» en los próximos años, por lo que presentar una candidatura en los comicios rectorales constituye «una decisión muy seria» ante unos retos decisivos para el futuro de la institución académica. Una de las cuestiones nucleares que considera fundamental el posible candidato a rector es el incremento de la plantilla docente, que ha disminuido numéricamente en los últimos cursos y que implica, obligatoriamente, la contratación de más profesores, todo ello acompañado con los necesarios procesos de promoción interna de las diferentes categorías docentes.

En medio de este contexto, la futura contienda por el Rectorado está irradiando esta semana nuevos capítulos especialmente jugosos. Ayer por mañana la vicerrectora de Internacionalización, María Ángeles Serrano, dejó entrever que, por el momento, no tiene ninguna intención de abandonar el Vicerrectorado. Serrano efectuó esta puntualización, en unas breves declaraciones a los periodistas, al ser preguntada por la dimisión que presentó el lunes otro de sus contrincantes electorales, Ricardo Rivero, como decano de la Facultad de Derecho. La catedrática de Bioquímica y Biología Molecular consideró que la decisión de Rivero es «una cuestión del decano y de la Facultad de Derecho» y matizó, al referirse a su caso personal, que ahora «no es el momento» para plantear un paso similar.

Ricardo Rivero argumentó el lunes que su renuncia obedecía a motivos de «higiene democrática» y para «no contaminar» sus aspiraciones como candidato a rector, con el fin de concurrir a la cita con las urnas como «un profesor más».