El Ayuntamiento diseña 130 medidas para mejorar la accesibilidad en la ciudad

    Una persona en silla de ruedas comprueba las barreras físicas a las que se enfrenta diariamente en las calles de la ciudad.
    Una persona en silla de ruedas comprueba las barreras físicas a las que se enfrenta diariamente en las calles de la ciudad. / Word
    • Mañueco promete consensuarlas con las asociaciones afectadas y con la oposición municipal

    Llega con un palpable retraso –al menos así se ha venido denunciando insistentemente desde las filas de la oposición municipal– pero, por fin, ayer vio la luz, aunque por el momento solo sea un borrador inicial, que deberá ser consensuado, matizado y hasta modificado por el futuro grupo de trabajo que se constituya para analizarlo y explorarlo de forma concienzuda. Se trata del ansiado y esperado plan de accesibilidad de Salamanca, que fue presentado ayer, de forma mediática en una de sus habituales comparecencias ante los periodistas, por el alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco.

    El nuevo plan estratégico para mejorar la accesibilidad recoge un total de 130 medidas con aplicación en 12 ámbitos diferentes de actuación. El documento será debatido y analizado con el resto de grupos políticos, asociaciones, colectivos y profesionales del ramo, con el propósito de mejorarlo y aprobarlo posteriormente. Para ello, el Ayuntamiento creará un el mencionado grupo de trabajo para examinarlo, debatir la propuesta y «enriquecerla con sus aportaciones y sugerencias».

    En opinión de Mañueco, Salamanca dará «un paso adelante» en su loable propósito de ser una ciudad adaptada, por un lado, con las actuaciones que se están realizando para la supresión de barreras físicas, y por otro, con la respuesta a las demandas de las personas con discapacidad cognitiva y sensorial.

    Para esta propuesta inicial, el alcalde explicó que se ha tenido «muy en cuenta» los derechos de las personas con discapacidad reconocidos legalmente y los principios de la iniciativa Meta 2017, tal como manifestó en su momento la edil socialista Maribel Campo.

    Sobre los doce ámbitos de actuación, el plan se centra en la vía pública, la accesibilidad turística, las dependencias municipales, los jardines y zonas verdes, el transporte público, el aparcamiento, los espacios culturales, las edificaciones, las relaciones sociales, el empleo, el asociacionismo y la participación, y la sensibilización social.

    En la vía pública, el Ayuntamiento ha puesto en marcha en los últimos años «numerosas actuaciones» que han facilitado la superación de las barreras físicas, según rememoróMañueco. Según sus datos, el Consistorio ha intervenido en el rebaje de los bordillos de más de 2.000 pasos de peatones en todos los barrios, ha mejorado las aceras de las principales avenidas y ha construido nuevas aceras donde antes no había. Y, en este cambio, «continuará realizando intervenciones para mejorar la accesibilidad en las calles».

    En materia de accesibilidad turística, se potenciará la marca ‘Salamanca con todos los sentidos’, las visitas guiadas, la edición de material accesible y la señalización de espacios, que son actuaciones dirigidas a las personas con discapacidad sensorial. Del mismo modo, para una mejor comprensión del patrimonio, se elaborarán maquetas de los monumentos para personas con discapacidad visual.

    Asimismo, se mejorará la accesibilidad en más de 100 dependencias municipales, fundamentalmente con la instalación de ascensores, aseos y vestuarios accesibles, y en los parques y zonas verdes, donde se desplegarán juegos y aparatos de gimnasia para niños y mayores con discapacidad.

    En el ámbito del transporte público, el Consistorio establecerá una línea de ayudas para incrementar el número de taxis accesibles y promoverá con las asociaciones de este gremio la coordinación de turnos de trabajo para que las 24 horas existan taxis adaptados en servicio.

    Respecto al aparcamiento, Salamanca dispone de 927 plazas reservadas para personas con discapacidad y, además, el Consistorio va a adecuar las plazas de aparcamiento a sus necesidades reales, situándolas próximas a sus domicilios, pasos de peatones y edificios de uso público, y adaptándolas al tamaño de los vehículos. Será un sistema de «plaza a la carta», puntualizó el regidor municipal.

    El Consistorio también «continuará mejorando la accesibilidad de los espacios culturales gestionados por la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes», mediante la instalación de equipos especiales destinados a las personas con discapacidad visual y auditiva.

    En cuanto a las edificaciones, Mañueco resaltó la promoción de viviendas adaptadas, como las 45 proyectadas en el Centro de Convivencia Victoria Adrados, el impulso de las actuaciones a través de la Oficina Municipal de Rehabilitación Urbana, con más de 330 proyectos de accesibilidad asesorados, y la aprobación de una nueva ordenanza de ascensores.

    En el apartado de la accesibilidad en las relaciones sociales, se fomentará el acceso a la información municipal a través de la web, se impartirá formación específica en lengua de signos a los empleados municipales y se facilitará que las personas con discapacidad auditiva y sordociegas cuenten en sus relaciones con el Ayuntamiento con el servicio de intérprete de lenguaje de signos o sistemas aumentativos.

    En materia de empleo, el Ayuntamiento salmantino establecerá una reserva del 7% para la cobertura de aquellas plazas de la plantilla municipal en las que «sea posible», potenciándose la sensibilización empresarial para la contratación de personas con discapacidad. Y se impulsará el apoyo económico a las asociaciones de personas con discapacidad y las campañas de sensibilización, con especial incidencia en el ámbito escolar,