Mañueco se jacta de haber arreglado 248 calles y anuncia obras para otras 107

El alcalde posa junto al gráfico que detalla las nuevas obras urbanísticas, acompañado por los concejales Carlos García Carbayo y Daniel Llanos.
El alcalde posa junto al gráfico que detalla las nuevas obras urbanísticas, acompañado por los concejales Carlos García Carbayo y Daniel Llanos. / MANUEL LAYA
  • El Ayuntamiento ha invertido cuatro millones desde 2011 y destinará otros dos hasta 2019

El deteriorado tejido urbano de la ciudad volverá a retumbar durante el tórrido mes de agosto por la disciplinada ejecución de las nuevas obras diseñadas para el refuerzo del pavimento, que el Ayuntamiento tiene previsto iniciar en ese caluroso mes, aprovechando que la marabunta del tráfico languidecerá durante el periodo estival, extendiéndose los trabajos hasta el año 2019. En realidad, se trata de un nuevo plan de choque ideado por el Consistorio para mejorar y arreglar el asfalto de las calles, que fue presentado ayer por el alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco.

El regidor municipal aportó un aluvión de datos, durante su mediática comparecencia matinal ante los periodistas, para detallar los espacios urbanos donde se ejecutarán dichas obras. En concreto, el Consistorio ha confeccionado un bloque de actuaciones urbanísticas para reforzar el firme de más de un centenar de calles, todo ello bajo las premisas de «mejorar la ciudad, facilitar la movilidad y aumentar la seguridad vial», según enfatizó Fernández Mañueco durante la presentación de estas nuevas actuaciones. La iniciativa se extenderá a un total de 107 vías y plazas de 29 barrios de la ciudad hasta finalizar este mandato en el año 2019 El presupuesto total que se desembolsarán de las arcas municipales para estos cometidos ascenderá a los dos millones de euros.

El Ayuntamiento tiene previsto proceder al asfaltado de casi 247.000 metros cuadrados, que equivale a una superficie similar a 25 campos de fútbol o a la distancia existente por carretera entre la capital salmantina y el municipio de Peñaranda de Bracamonte. Esta ambiciosa intervención urbanística incluirá también el levantamiento de 1.353 tapas de registro y 878 sumideros.

Las primeras actuaciones que arrancarán en agosto se desarrollarán en más de una veintena de avenidas, calles y plazas de la ciudad. En concreto, se ha pensado en actuar en el citado mes en el Paseo de Canalejas, concretamente en el tramo comprendido entre las calle Jardines y la glorieta de Brujas, así como en el Arroyo de Santo Domingo, en el barrio de San Esteban; la calle Vilar Formoso, en el barrio de Vistahermosa; Paseo de la Estación (calle Magallanes- glorieta Río Miño), en la zona de la estación de tren; el Paseo del Doctor Torres Villarroel (entre la vía Gómez Arias y la glorieta Santiago Martín ‘El Viti’, en Salesas; las calles Panaderos y La Victoria (entre General Albertos y carretera de Ledesma), en Pizarrales; las glorietas de Las Bernardas y del Arenal del Ángel y la avenida Fernando III El Santo, situadas en el barrio de Prosperidad; la glorieta Cuatro Caminos y paseo San Antonio (entre Marina y Méjico, y entre ésta y Cuatro Caminos) en Delicias y Alamedilla, respectivamente; el puente Felipe VI, en Fontana; las calles Ponferrada, Tarragona, Beatriz de Suabia y avenida Reina Berenguela, en El Rollo; Nueva de San Bernardo, en San Bernardo; la avenida de la Merced, en concreto el espacio repartido entre la avenida de Salamanca y la glorieta Conde de Orgaz; así como en el aparcamiento del polideportivo Rosa Colorado Luengo y la glorieta Santiago Martín ‘El Viti’, en Ciudad Jardín.

Mínimas molestias

El alcalde insistió en el acierto que supondrá que la nueva campaña arranque en agosto, al tratarse de un mes en el que acostumbra a registrarse un importante descenso del tráfico en la ciudad como consecuencia de las vacaciones y, por lo tanto, se causan menos molestias a los vecinos con este tipo de actuaciones.

El alcalde definió como «una propuesta abierta» esta nueva ofensiva para mejorar el pavimento de las calles, que viene a dar continuidad a las mejoras acometidas a lo largo de los últimos años.

En su afán por dejar claro que todas estas acciones no responden a un empeño exclusivo del grupo municipal del gobierno, sino que tratan de dar respuesta a las necesidades planteadas desde diferentes sectores, Mañueco explicó que el mapa de obras confeccionado por los técnicos municipales, fundamentándose en función del estado de las vías pero también de las demandas vecinales, se completará con las nuevas peticiones que tramiten los vecinos de Salamanca a lo largo de estos dos próximos años. «Es un proyecto abierto –puntualizó el alcalde durante sus argumentaciones– que se adaptará a las necesidades que puedan surgir con el paso del tiempo y dará continuidad a las mejoras realizadas en los últimos años».

Logros

Aprovechando la enumeración de las calles y plazas que serán objeto de arreglos durante este año, a lo largo de 2018 y en 2019, Mañueco sacó a colación que desde 2011, anualidad en la que conquistó su elección en las urnas como alcalde de Salamanca, se ha procedido al reforzamiento del firme de 248 vías en toda la ciudad gracias a un desembolso presupuestario de casi 4 millones de euros, De esta forma, al finalizar su segundo mandato en el despacho de la alcaldía, el Ayuntamiento habrá mejorado un total de 355 vías con una superficie de 691.051 metros cuadrados gracias a un presupuesto total que sobrepasará los seis millones de euros.

Además de las operaciones ordinarias de conservación de pavimentos, el regidor municipal ahondó también en las labores extraordinarias adicionales al refuerzo, como es la reparación del firme y de las que se han desplegado 1.350 intervenciones desde el año 2011.

Próximamente el Ayuntamiento procederá a sacar a concurso público todas estas obras, aunque por el momento no está decidido si se licitarán mediante un único bloque o se distribuirán dividiéndose en varios lotes, lo que podría suponer que fueran varias empresas las que se encargaran finalmente de efectuar estos trabajos. Estas actuaciones se centran exclusivamente en el refuerzo del pavimento y no abarcan la renovación de la red de tuberías del suministro del agua, que se localizan en su subsuelo.