Los alumnos que protagonizan la exposición del Programa Interuniversitario de la Experiencia posan en los pasillos de la Pontificia.
Los alumnos que protagonizan la exposición del Programa Interuniversitario de la Experiencia posan en los pasillos de la Pontificia. / LAYA

El sabio secreto de la eterna juventud

  • Diez veteranos alumnos del Programa de la Experiencia de la Upsa ejemplifican en una exposición la filosofía de esta acción formativa

Se llaman Felisa, Fernando, Ana María, Pascual, Eloína, María Ángeles, Miguel, Visitación, Miguel Ángel y María Luisa. La más veterana de todas ellas es Felisa, con 94 años de intenso peregrinaje vital a sus espaldas. En realidad, estas diez sabias e inquietas personas constituyen un pequeño ramillete que representa a todos los alumnos del Programa Interuniversitario de la Experiencia de la Pontificia salmantina. Los diez inspiran las fotografías y los textos de una singular muestra inaugurada ayer en los pasillos de la Upsa bajo el sugestivo título ‘Exposición intergeneracional: siempre jóvenes’.

La inauguración fue presidida por el vicerrector de Relaciones Institucionales y Comunidad Universitaria, Jacinto Núñez Regodón, quien estuvo acompañado por la directora del Programa Interuniversitario de la Experiencia, María Adoración Holgado, y la coordinadora de la exposición María Eugenia Polo González.

La muestra es el resultado de la experiencia jalonada entre jóvenes y personas mayores, creada a partir de las asignaturas Sociología de la Adultez y la Vejez, de Educación Social, y Sociología, del Grado en Publicidad y Relaciones Públicas.

La exposición también es el fruto de la colaboración intergeneracional e interfacultativa en la que han participado cinco alumnas de la titulación de Educación Social, junto con estos diez alumnos del Programa Interuniversitario de la Experiencia, con edades comprendidas entre los 74 y 94 años, quienes han sido seleccionados por cumplir entre siete y 23 años asistiendo a las clases y a las distintas actividades. El fotógrafo artífice de las obras, Alfredo Mateos, es también un alumno de la Universidad de la Experiencia. Cuatro estudiantes de Publicidad y Relaciones Públicas diseñaron el cartel y el mensaje gráfico de esta muestra.

El vicerrector definió la exposición como «una actividad interdisciplinar, intergeneracional e interdimensional, porque el Programa de la Experiencia aporta a la Universidad y la Universidad al Programa de la Experiencia, saberes y sabiduría». Adoración Holgado consideró que se trata de «una propuesta innovadora» y remarcó la importancia de que los estudiantes vean la realidad de lo que son los mayores «ya que no es lo que a veces se piensa».

La profesora María Eugenia Polo González subrayó que «estas diez personas mayores simbolizan a todas las personas que han pasado por la Universidad de Experiencia y que han venido para quedarse». Se trata de «una medicina que podemos tener cualquiera: la actitud y las ganas de vivir». Y parafraseando a Borges indicó que «uno puede fingir algunas cosas, incluso hasta la inteligencia, pero no la felicidad».