Imagen de la daga de Cervantes sustraída.
Imagen de la daga de Cervantes sustraída. / WORD

Recuperan una daga de Cervantes que fue robada de una exposición

  • El arma, que fue sustraída del palacio de Figueroa el pasado diciembre, estaba colgada en la pared de la habitación del supuesto autor de los hechos

Agentes de la Policía Nacional en Salamanca detuvieron el pasado día 16 a un hombre de 51 años como supuesto autor del robo de una daga de Cervantes elpasado mes de diciembre. Ladaga formaba parte de una exposición sobre el escritor y soldado instalada en el Palacio de Figueroa.

Sobre el detenido, explicaron fuentes de la Comisaría de Salamanca, pesaba una orden dictada por el Juzgado de Instrucción número 4 de Salamanca, donde se instruían diligencias previas tras las investigaciones policiales efectuadas en relación con la denuncia presentada por el robo de la daga mencionada.

Fue el presidente del Casino de Salamanca, ubicado en el Palacio de Figueroa, el que presentó la denuncia en la que refería que una daga de mano izquierda, de hierro y acero, de la segunda mitad del siglo XVI, de 55 centímetros de longitud, propiedad de un particular que la había cedido para la exposición, había sido sustraída. La daga estaba en un expositor junto a una espada.

Tras las investigaciones policiales los agentes han logrado identificar al presunto autor de los hechos, poniéndolo en conocimiento del Juzgado de Instrucción 4 de Salamanca, que decretó la detención del presunto autor.

El arresto del presunto responsable tuvo lugar en el depósito municipal de vehículos y posteriormente fueron realizados registros en los dos domicilios conocidos del detenido, uno en la capital salmantina y otro en el término municipal de Aldeatejada, que dieron como resultado el hallazgo del objeto de la investigación.

El arma estaba colgada en la pared de la habitación del hombre, que cuenta con antecedentes por distintos hechos delictivos con dos identidades diferentes, en el domicilio de la capital salmantina.

Además, se le intervinieron distintos efectos considerados útiles para el robo, que se encontraban en el interior de una mochila, junto con ropa deportiva.