Foto de familia del grupo de investigadores del doctor Isidro Sánchez.
Foto de familia del grupo de investigadores del doctor Isidro Sánchez. / WORD

Un nuevo paso contra el cáncer

  • El Centro del Cáncer define el patrón genético del linfoma folicular folicular

Un grupo de investigación del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca (IBMCC), dirigido por el doctor Isidro Sánchez, ha definido «pormenorizadamente» el patrón genético del linfoma folicular y su evolución.

En el trabajo, en el que ha participado el doctor Michael R. Green de la University of Nebraska Medical Center de Estados Unidos, ya se gestó en 2015 y ahora se ha publicado en la revista científica ‘Blood’.

Según ha destacado el Centro de Investigación del Cáncer en la información remitida a Europa Press, la iniciativa tiene «gran trascendencia» porque «se avanza en la comprensión de la etiología de linfoma difuso de células B grandes y el linfoma folicular».

En concreto, los científicos han logrado identificar genes mutados en el 96% de los tumores de linfoma folicular, en los que se mostrado «un papel destacado» del gen Crebbp. En este sentido, continúa, cuando se detecta una mutación concreta prácticamente en todos los casos, la comunidad científica intenta demostrar si esa mutación es relevante e incluso la causa del origen de la enfermedad estudiada.

Avance

En el caso del gen Crebbp, el hallazgo permite explicar el mecanismo de evolución del linfoma folicular y «promete ser una buena diana molecular para el desarrollo de fármacos», puntualizan desde el IBMCC.

En este caso particular, «se ha demostrado que en los casos en que el gen Crebbp sufre una deleción, es decir, cuando se produce pérdida, se genera linfoma difuso de células B grandes». En cambio, cuando el gen Crebbp está mutado, es decir, cuando se altera la secuencia, se genera linfoma folicular. «En definitiva, dependiendo de este fallo acaba generándose una u otra enfermedad», según los investigadores a través del IBMCC.

Con esta premisa, «este avance mejora la comprensión del origen del linfoma folicular y de linfoma difuso de células B grandes, a día de hoy desconocidos, y permitirá abrir la puerta a desarrollar nuevos fármacos».