La campaña micológica de otoño acaba con mil licencias menos que en 2015

Asistentes a la reunión que tuvo lugar ayer en el Centro de Recepción de Cazadores de la Reserva de Las Batuecas en El Cabaco.
Asistentes a la reunión que tuvo lugar ayer en el Centro de Recepción de Cazadores de la Reserva de Las Batuecas en El Cabaco. / MARJÉS
  • El Centro de Cazadores de El Cabaco acoge una reunión en la que también se plantea la posibilidad de gestionar este recurso de forma provincial sin Cesefor

La campaña micológica de otoño de 2016 ha sido mucho peor que la de 2015 debido a la situación climática. Las escasas lluvias han hecho que en dicho periodo hubiera unas mil licencias menos que en el otoño de 2015. Así se informó ayer en la reunión que mantuvo el diputado de Medio Ambiente, Manuel Rufino García, y representantes del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Salamanca con los alcaldes de las Unidades de Gestión del proyecto Micocyl ‘Sierras de Francia, Béjar, Quilamas y El Rebollar’, en el Centro de Cazadores de El Cabaco.

En la reunión informativa se dio cuenta de dicha campaña de otoño, en la que las licencias no llegaron a las 2.000 mientras que en 2015 se superaban los tres millares y todo ello por la falta de lluvia y como consecuencia por el bajo número de setas en los montes salmantinos.

En el encuentro, el diputado de Medio Ambiente informó de la reunión mantenida en Valladolid con el fin de modificar la estructura de Cesefor, puesto que los alcaldes salmantinos se habían quejado en varias ocasiones por la forma de reparto de los ingresos y los gastos entre todas las provincias. Como explicaba Manuel Rufino García, en esa reunión se modificó la forma de Cesefor para aplicar los gastos. Cesefor tiene que repartir su presupuesto de 96.000 euros entre las Unidades de Gestión de todas las provincia y lo estaba aplicando por hectáreas, por lo que «Salamanca salía muy perjudicada: tenemos 54.000 hectáreas y pocas licencias en proporción; y en cambio Soria, por poner un ejemplo, tiene 20.000 veces más de setas y tienen muchas menos hectáreas que la provincia de Salamanca», afirmaba García. Por lo que se llegó a un acuerdo entre todas las provincias para que el 50% fuera por hectárea y el otro 50% por número de licencias. Y esto es precisamente lo que ayer se contó a los pueblos, cómo va a quedar para este año.

Otra de las cuestiones que se trató ayer en El Cabaco fue la creación de una asociación entre todas las unidades de gestión de Salamanca para llevar a cabo una gestión propia a partir de la Asociación de Municipios Sostenible para la Sierra de Francia, que como ya informara este periódico el pasado mes de diciembre está cambiando sus estatutos con el fin de abrirla a toda la provincia y después cambiarle el nombre a la propia agrupación.

En este sentido, Prudencio San Pablo, alcalde de El Cabaco y miembro de dicha asociación, señalaba ayer que la intención es continuar dando pasos y mantener una nueva reunión el 18 de marzo. Por el momento, ayer se acordó continuar con Cesefor hasta el mes de diciembre, para lo cual cada ayuntamiento tendrá que firmar sus propios convenios con el fin de en 2018 estar gestionando el recurso micológico desde la nueva asociación de pueblos, una vez que esté todo formalizado con la inclusión de todos los municipios de la provincia que llevan a cabo dicho aprovechamiento.

En este sentido, San Pablo se mostraba satisfecho porque de salir adelante dicha iniciativa se contará con el apoyo de la Diputación, ya que «el diputado nos dijo que siempre estarán al lado de los pueblos». Pero aún queda mucho por hacer y los prisas no son buenas, como señalaba ayer el diputado, quien sostenía que los pueblos tendrán que decidir también si continúan dentro del proyecto Micocyl para la expedición de carnets, pues a través de este programa estas licencias valen para todos los territorios.

Por último, Teresa Díaz Laviada informó sobre el nuevo decreto de la Junta para el aprovechamiento micológico, que regula la recogida de setas y también su comercialización, así como las zonas acotadas.