Urdaci y Jaumandreu encumbran la matanza y apuestan por la tradición

Foto de familia de los nuevos matanceros de honor y diversos invitados, que soportaron la lluvia y el viento que afectó ayer a Guijuelo.
Foto de familia de los nuevos matanceros de honor y diversos invitados, que soportaron la lluvia y el viento que afectó ayer a Guijuelo. / AYUNTAMIENTO DE GUIJUELO
  • Los periodistas fueron nombrados, al igual que José Ángel Sierra, Matanzaceros de Honor en una jornada en la que se homenajeó el papel de los arrieros

El cielo ayer no perdonaba y no daba tregua a los arrieros. Como los hicieran nuestros antepasados siglos atrás los carros llegaban gracias al esfuerzo de burros desafiando el viento y la lluvia para dar, en esta ocasión, colorido a la tercera Jornada de la Matanza Típica 2017 de Guijuelo.

De nuevo, el Mueso de la Industria Chacinera se convertía en escenario alternativo para imponer los atributos de Matanceros de Honor que en esta ocasión le correspondieron a los periodistas Alfredo Urdaci, actual director de los servicios informativos de la cadena de televisión 13 TV y Marta Jaumandreu, que presenta el informativo territorial de Madrid en TVE así como a José Ángel Sierra, jefe de estudios de la Escuela Superior de Hostelería y Turismo de Madrid, quienes estuviero acompañados por la concejala de Turismo, Comercio y Hostelería, Sandra Méndez Manzano.

Si Marta Jaumandreu reconocía no haber conocido las antiguas matanzas familiares por «no tener pueblo», Alfredo Urdaci no solo reconocía no haber vivido muchas de ellas «en casa de mi abuela» sino que antes de ese momento «el cochino comía mejor que el propio abuelo». Ambos, que reconocieron la importante labor hecha desde Guijuelo en la promoción de «esta joya de la gastronomía» no dudaron en agradecer el galardón y en valorar la importancia de la mantención de las tradiciones.

«La matanza–apuntaba Urdaci- es un acto de amor, en el que se cuidaba con mimo al bicho que después daría de comer a toda la familia». El periodista de 13TV destacó la similitud de su tarea con la de los matarifes. «El ser Matancero de Honor es una distinción muy atinada para un periodista pues nosotros también, a diario, tenemos que cuidar al bicho antes de matarlo sin demasiada sangre, diseccionarlo, sacarle el hígado y después dárselo a los demás», indicaba recalcando que «Guijuelo ha conseguido llevar su nombre a todos los ámbitos internacionales asociado a un producto de superlujo».

El ‘superunami’

Un producto que José Ángel Sierra, catador internacional, no dudaba en diseccionar tras paladear una loncha y explicar al público cómo se generan los sabores en nuestra boca. «En la lengua se distinguen distintas zonas donde se ubican los sabores. La punta, donde se reconoce los dulce y los salado, los laterales que perciben los sabores ácidos y la parte de tras que detecta lo amargo. Y en ocasiones, cuando un alimento produce todas esas sensaciones se genera un nuevo sabor que se denomina el ‘umami’. Pues el jamón de Guijuelo es el super-umami», dijo.

Tras las respectivas imposiciones de blusones, boinas y medallas, los tres Matanceros de Honor recibían sendos jamones y las enhorabuenas de la periodista Pepa Chacón, que ejerció de Maestra de Ceremonias, el Mondonguero Mayor que en esta ocasión fue el chef gallego Plácido Jorge Carballo y del cocinero televisivo de TVE, Sergio Fernández, que como director de la Matanza ejerció su papel, acompañando a los arrieros a pie desde Fuenterroble y siendo el encargado de dar el pregón.

«La matanza es un homenaje a las abuelas. Esas que hacían como nadie productos como la morcilla, el farinato o la torta de chicharros. Todos productos humildes», apuntaba Sergio Fernández recalcando «A ellas–a las abuelas– no se las escapaba ni un detalles y sin estudios y títulos sabían más que nosotros en el siglo XXI. A ellas les debemos la gastronomía de la que hoy disfrutamos», sentenciaba.

Ese era el momento de volver hasta la Plaza de Castilla y León y terminar con el ritual de la matanza que en esta ocasión incluía la novedad de que el cerdo había sido sacrificado en el matadero. La música de la gaita y el tamboril aderezada con el repartyo de aguardiente y perrunillas servía de tentempié para disfrutar del chamuscado y despiece del cerdo de mano de los expertos matarifes. Con la degustación popular de chichas se daba por terminada esta jornada que hace que la XXXII edición de la Matanza Típica superen ya su ecuador.

La semana que viene, la jornada domincal estará dedicada a la Capa Española, y serán nombrados matanceros de honor Alberto Gallego y Lourdes Maldonado, ambos periodistas de Antena 3.