Antonio Fuertes, en su despacho del SAS.
Antonio Fuertes, en su despacho del SAS. / Manuel Laya

«Esta universidad ha destacado siempre por su proyección social»

  • Antonio Fuertes / Director del Servicio de Asuntos Sociales

  • Recalca que el SAS tiene abiertas sus puertas a toda la comunidad universitaria, desde los alumnos a los profesores pasando por el personal de administración

El director del Servicio de Asuntos Sociales, Antonio Fuertes, resalta que la Universidad de Salamanca se ha caracterizado siempre por alentar e impulsar «su proyección social». Con el paso de los años, el SAS ha ido ampliando sus prestaciones y competencias comprendiendo un nutrido bloque de acciones y actividades, cuyos destinatarios son «los estudiantes, pero también los profesores y el personal de administración y servicios».

La respuesta de los universitarios ha ido creciendo constantemente curso tras curso. «En la Unidad de Atención Psicológica tenemos hasta lista de espera y el Programa de Alejamientos Compartidos sigue funcionando muy bien», comenta Antonio Fuertes, quien también derrocha sinceridad cuando reconoce que, pese al eco que tiene el SAS entre los universitarios, «todavía hay personas que no nos conocen, por lo que tenemos que mejorar nuestra visiblización».

El crecimiento del SAS es evidente. La tercera edición del programa Provincia Creativa, fruto de la cooperación sellada entre la Universidad y la Diputación, también tiene una presencia activa de los alumnos que se han enrolado en las filas del universo del voluntariado.

Uno de los múltiples programas que vertebra el organigrama del SAS es Usaludable, dedicado especialmente a la promoción de la salud y la prevención de riesgos psicosociales en la comunidad universitaria, en relación a las drogas y otras adicciones, la sexualidad, la violencia en las relaciones interpersonales y la nutrición.

Las memorias que resumen las actividades y las campañas ejecutadas por el SAS durante el pasado curso arrojan datos y conclusiones que resultan especialmente elocuentes y reseñables. Por ejemplo, la Unidad de Atención Psicológica contabilizó durante 2016 un total de 183 solicitudes. Se hizo ficha y pasaron a lista de espera un total de 110 universitarios y 50 de ellos fueron asignados a un terapeuta y acudieron a una primera entrevista para el inicio de la correspondiente terapia.

El resumen estadístico que glosa la labor de esta unidad a lo largo de la anterior anualidad refleja también que el terapeuta decidió dar el alta a 31 pacientes. Actualmente están siguiendo terapia 179 usuarios y hay otros 81 en lista de espera.

En el ámbito de la cooperación, durante el pasado curso y en el marco de la octava convocatoria de ayudas para la realización de acciones de cooperación universitaria para el desarrollo fueron seleccionados tres proyectos. Uno de ellos se encaminó a la prevención y la atención a adolescentes embarazadas en la República Dominicana. Otro versó sobre la construcción e implementación de humedales artificiales para el tratamiento natural de las aguas grises en comunidades rurales de Nicaragua. Y hubo un tercer proyecto merecedor de ayudas, destinado a la construcción de un parque de bomberos en los campos de refugiados saharauis en Tindouf (Argelia).