Más de 670 ayudas sociales para las personas con menos recursos

  • El Ayuntamiento afirma que incremento en 2016 un 20% los recursos destinados a cubrir las necesidades de los demandantes

El Ayuntamiento de Salamanca concedió el año pasado un total de 677 ayudas sociales para apoyar a las personas con menos recursos.

En concreto, en 2016 las arcas municipales destinaron 656.607 euros para el alquiler de viviendas, la compra de medicamentos o alimentación. Así, el Ayuntamiento «reforzó en más de un 20% el aporte económico destinado a cubrir las necesidades de los demandantes con respecto a 2015, cuando ascendió a 542.000 euros», según apuntaron fuentes del Consistorio.

Estos datos «corroboran» el «esfuerzo municipal» para ayudar a las familias sin recursos a las que el Ayuntamiento ofrece, además de una respuesta «inmediata», un seguimiento «personalizado» para impulsar una vida autónoma sin la dependencia de recursos públicos, destacaron las mismas fuentes.

El Ayuntamiento también recuerda que el resupuesto para el presente ejercicio, aprobado recientemente por el pleno municipal tras el apoyo birndado por Ciudadanos al equipo de Gobierno del PP, vuelve a ser «fiel reflejo» del «compromiso firme» del Ayuntamiento con las políticas sociales al destinar el 59,44% del gasto total a gasto social, una afirmación con la que no se muestran muy de acuerdo los otros dos grupos municipales, PSOEy Ganemos.

El comunicado emitido desde el Ayuntamiento affirma que esto permitirá «mantener» todos los programas que se están desarrollando en este campo, «incrementándolos» o «reforzándolos» en algunos casos con el fin de atender las necesidades en cada momento, continúan las mismas fuentes.

Además, el Ayuntamiento insiste que las personas mayores seguirán siendo una «prioridad» para el Gobierno Municipal, destinando casi 4,8 millones de euros a los servicios de atención domiciliaria de teleasistencia, ayuda a domicilio y comida a domicilio.

Asimismo, el Consistorio destinará más de un millón de euros para programas de ayudas sociales dirigidas a personas y familias con escasos recursos.

Evitar deshaucios

El Ayuntamiento dispone, además, de viviendas sociales, tanto de alquiler como de realojo, que se suman al servicio de información, atención y asesoramiento que el Ayuntamiento y la Junta de Castilla y León ofrecen a las personas con dificultades para afrontar el pago de la hipoteca o en riesgo de exclusión.

Este servicio se completa con ayudas extraordinarias para hacer frente al pago de cuotas hipotecarias vencidas o a recibos de suministros básicos, habiéndose concedido un total de 156 ayudas por valor de 334.356,16 euros.

Hasta el momento, desde la creación de la Oficina de Interlocución para Personas en Riesgo de Insolvencia Hipotecaria, se ha atendido a 383 familias.

Además, el Ayuntamiento de Salamanca realizó un total de 425 prestaciones de asesoramiento respecto a restructuración hipotecaria tanto dentro como fuera del Código de Buenas Prácticas, cancelación de embargos, medidas de reestructuración para viviendas de protección oficial, reclamaciones extrajudiciales de devolución de suelos hipotecarios, novaciones, subrogaciones hipotecarias y unificación de deudas.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Salamanca mantiene un acuerdo con empresas suministradoras, Iberdrola y Gas Natural, para «reforzar» la protección de las familias con menos recursos y evitar el corte del suministro eléctrico y de gas, mantienen las mismas fuentes.

A través del mismo, se «facilitan» los pagos de las familias en situación de vulnerabilidad a través de ayudas económicas municipales o mediante planes de pago individualizados de contrato ofrecidos por la compañía eléctrica.

El convenio con Aqualia, firmado en febrero de 2016, garantiza el suministro de agua potable y alcantarillado a las familias con menos recursos evitando así el corte o permitiendo la rápida recuperación del suministro en el caso de que se hubiera perdido a través de un procedimiento sencillo, ágil e inmediato.

En este sentido, desde el Ayuntamiento apuntan que 1.500 familias con escasos ingresos se benefician actualmente de una rebaja del 25% en el recibo del agua. Las personas en dificultad también pueden acogerse al fraccionamiento de pago para las deudas.