Contundente negativa de la oposición ante el intento de legalizar el Corona

Los vecinos de la calle Alarcón e integrantes de la asociación Avemur llenaron las butacas del salón de plenos del Ayuntamiento de Salamanca.
Los vecinos de la calle Alarcón e integrantes de la asociación Avemur llenaron las butacas del salón de plenos del Ayuntamiento de Salamanca. / MANUEL LAYA
  • La modificación del PGOU se rechaza pese a los esmeros del PP en justificar su conveniencia

Tal y como estaba previsto el pleno del Ayuntamiento de Salamanca no aprobó la modificación del PGOU relativa al hotel Corona Sol. Los tres grupos de la oposición se unieron en la votación en contra de esta medida y también en la contundencia con la que se dirigieron al equipo de Gobierno, en general, y al concejal de Fomento, Carlos García Carbayo, en particular, ante la férrea defensa que hasta el último momento efectuó el PP del cambio en la normativa urbanística a petición de la empresa Palco 3. Mientras, una veintena de vecinos afectados por la construcción del hotel, integrantes de la asociación Avemur, asistían al debate y a la posterior votación desde la zona del público del salón de plenos, donde, a petición de la concejala Virginia Carrera, se habilitaron sillas para que todos pudieran sentarse.

Comenzó el turno de intervenciones el concejal del Grupo Municipal Ganemos, Gabriel Risco, quien rechazó de nuevo la idea de que el interés general fuera la base de esta modificación del PGOU que, en concreto, transfiere edificabilidad de una parcela a otra, para así dotar de legalidad las actuales dimensiones del hotel Corona Sol. «La realidad es que el edificio del Corona tiene construidos más metros cuadrados de los que corresponden y se trata de legalizarlo transmitiéndole 900 metros cuadrados de otra parcela que está más allá de la calle de nueva apertura», relató el edil de Ganemos, quien pidió no sólo que se denegara la medida, sino que se abriera «un expediente al propietario». Asimismo, Risco pidió que «no haya miedo» ante las «actuaciones sonrojantes del PP» que, añadió, «no sólo permitió la construcción de un hotel lleno de ilegalidades sino que organiza allí su comida de Navidad sabiendo que la empresa había presentado ya una reclamación patrimonial ante el Ayuntamiento».

Esa comida de Navidad fue sacada a colación también por PSOE y Ciudadanos. En concreto, el concejal de la formación naranja, Fernando Castaño, recibió una dura réplica por parte del García Carbayo, quien aseguró que el PP al ser un partido muy numeroso «necesita sitios grandes para reunirse», mientras que otros partidos «caben en la barra de un bar». Fue éste el momento más tenso de un debate a ratos vibrante, en el que destacó la intervención de, precisamente, Fernando Castaño. Durante la semana habían surgido dudas y rumores sobre el sentido del voto de Ciudadanos en esta cuestión y el concejal, portavoz de los naranjas en esta materia, se afanó en dejar claro que al menos en este tema el PP no va a contar nunca con su apoyo, si se mantienen las circunstancias actuales.

«A este grupo político nos dio un mandato claro la ciudadanía, que fue que dejáramos gobernar a la lista más votada, pero bajo nuestra vigilancia, y yo espero estar a la altura de ese mandato», señaló, no sin antes preguntarse por las razones del retraso en la presentación ante el pleno de este trámite, aprobado inicialmente en febrero de 2015. Respondiéndose a sí mismo, Castaño halló la razón de ese retraso en la solicitud que realizó Palco 3 ante la Consejería de Fomento para que esta institución se subrogara en la tramitación del cambio de la normativa urbanística de la ciudad de Salamanca, sustituyendo al Ayuntamiento. «Gracias a Dios, la Junta lo rechazó», manifestó el concejal de Ciudadanos, quien tampoco encuentra el interés general en la modificación del PGOU pretendida por Palco 3, que transcribe, punto por punto, aseguró, el estudio en detalle de transmisión de edificabilidad anulado por la justicia en 2013.

«Los motivos en los que se asienta ese supuesto interés general son que se hace una calle nueva, que más bien es un paso estrecho, que se reduce la edificabilidad en 312 metros, algo no significativo según los técnicos, y, mi favorita, que se mejora el soleado de la zona», enumeró el edil, quien continuó preguntándose qué zona iba a recibir más sol. «Será el hotel, claro, pero, ¿y los vecinos? ¿Ellos no tienen derecho a tener sol?», expresó.

Por su parte, Fernando Vegas, del Grupo Municipal Socialista, recordó que el PSOE vio «desde el inicio» que lo que se estaba haciendo en el sector de la Santísima Trinidad «no era normal» y explicó que «primero se construyó el edificio y para poder adecuarlo a la normativa, se elevó hasta en tres ocasiones la calle». Una actuación que «parecía de película», opinó el concejal socialista, que mencionó a su compañero Joaquín Corona, concejal en aquellos momentos, y quien fue el responsable de defender la postura del PSOE acerca de este tema. «El estudio en detalle ya fue aprobado sólo por el equipo de Gobierno y ya se lo dijimos entonces».

Para el PSOE la actitud del PP no cumple con el respeto debido, «en el más amplio sentido de la palabra, hacia la normativa vigente y hacia la legalidad». Y defendió el voto negativo de su grupo «también por la empresa y por los puestos de trabajo, para que se busque una solución en la que se sienten todas las partes».

Finalmente, el concejal de Fomento, Carlos García Carbayo, basó la actitud de su grupo en los informes técnicos. «Hablamos de urbanismo sin más, no hay sitio para interpretaciones interesadas», afirmó, para pasar a asegurar que la promotora Palco 3 hace uso con esta petición de modificación del PGOU «del derecho que le da la normativa», ya que, añadió, «un tribunal le dijo que debería ser así, ya que el estudio en detalle no era el vehículo adecuado». Carbayo fue más allá y preguntó a la oposición si con su actitud estaban «acusando» a los funcionarios que han redactado los informes, todos favorables, recordó. «¿De verdad creen que todas esas personas se han confabulado para favorecer a una promotora?», inquirió.

Batalla de desgaste

De igual modo, el concejal de Fomento acusó a la oposición de intentar «convertir este asunto en una batalla de desgaste para el equipo de Gobierno» y de «alimentar» el enfrentamiento entre vecinos y empresa, un proceso, dijo, «cada vez más intenso y acelerado que parece no tener fin», en el que el PP se encuentra, añadió Carbayo, en una «posición de pleno respeto a los intereses de las partes y sirviendo al interés público».

No obstante, García Carbayo sí que confirmó que el Ayuntamiento se va a oponer a la reclamación patrimonial presentada por Palco 3 en caso de cierre del hotel Corona por la ejecución de la sentencia que anuló la licencia de cambio de uso del edificio.

En este sentido, Gabriel Risco solicitó al equipo de Gobierno que tenga en cuenta los escritos presentados en los últimos días por diversas asociaciones de la ciudad. «No reduzcan esta cuestión a enfrentamientos personales, cuando nos encontramos con un hotel cuyas licencias han sido anuladas, licencias que ustedes firmaron, así que no pueden decir ahora que se mantienen al margen», espetó el concejal de Ganemos a García Carbayo en su segundo turno de intervención.

Buscando una solución negociada, Fernando Vegas, al tomar de nuevo el turno de palabra, pidió al equipo de Gobierno que se siente con empresa y vecinos. «Si así lo hacen el PSOE estará allí», manifestó, no sin antes dirigirse de modo pedagógico a García Carbayo, explicando que el derecho de modificación del PGOU «no es obligatorio ni reglado» y que el interés público tiene la categoría de «concepto jurídico indeterminado», y es el pleno quien tiene que definirlo «y aquí hay tres grupos que se lo estamos diciendo». Vegas rechazó también la acusación de promover el enfrentamiento entre la asociación Avemur y empresa y acusó al equipo de Gobierno de «no haber dado nunca un trato adecuado a los vecinos».

«No diga que somos la oposición quienes generamos el enfrentamiento cuando ustedes no hacen ni caso a los vecinos y se van a cenar al otro lado», apostilló con firmeza.

Vecinos que, cabe destacarlo, vivieron con intensidad este debate, celebrando con aplausos las intervenciones de los tres concejales de la oposición y el resultado de la votación que, como era de esperar, resultó negativa para los deseos del equipo de Gobierno. La modificación puntual del PGOU en el sector de la Santísima Trinidad, donde se asienta el Corona Sol ha quedado paralizada, al menos por lo que queda de legislatura.