Aprobados los presupuestos 'de la mantequilla'

Fernández Mañueco, García Carbayo y Sánchez Bellota, durante el pleno.
Fernández Mañueco, García Carbayo y Sánchez Bellota, durante el pleno. / Laya
  • Ciudadanos apoya sin reservas las cuentas municipales diseñadas por el PP pese a las fuertes críticas de PSOE y Ganemos. "El pacto PP-C's es el pacto de la mantequilla, porque se derrite al calor de los focos", asegura el socialista Mateos

No ha habido sorpresas en el pleno del Ayuntamiento de Salamanca. Los presupuestos municipales para 2017 han sido aprobados, de forma inicial, gracias al apoyo del Grupo Ciudadanos. Fernando Rodríguez, portavoz del Grupo Popular y concejal de Hacienda, ha defendido las cuentas públicas con los argumentos ya esgrimidos desde el equipo de Gobierno, basándose en el gasto social, la reducción de la deuda y las medidas orientadas a poner en marcha los cuatro grandes pactos ofrecidos por el alcalde en el Debate sobre el Estado de la Nación, sin olvidar la inclusión por primera vez de propuestas llegadas desde las peticiones de la ciudadanía, a través del mecanismo de los presupuestos participativos.

Alejandro González Bueno, portavoz de los naranjas, aseguró en su intervención que «Ciudadanos es la fuerza externa que hace que los principios de transparencia y participación se cumplan en el Ayuntamiento de Salamanca», no sin antes añadir que la actividad de su grupo ha demostrado que «desde la oposición se puede controlar al Gobierno», añadiendo que «es mejor ser parte de la solución que del problema», en una clara acusación al Grupo Municipal Ganemos, quienes, ha manifestado, «nunca han tenido voluntad de negociar».

No obstante, José Luis Mateos, portavoz del Grupo Municipal Socialista, no ha compartido estas buenas sensaciones acerca del pacto PP-Ciudadanos, acuerdo al que ha definido como el «pacto de la mantequilla, porque se derrite por el calor de los focos». Mateos ha asegurado que el PSOE no puede apoyar los presupuestos porque «no responden a las necesidades de la ciudad ni a las de la ciudadanía» y porque mantienen, ha dicho, «un modelo de ciudad que ha fracasado». De igual modo, el socialista ha echado en falta medidas decididas en favor del fomento del empleo y ha recordado que todas las medidas incluidas en las cuentas públicas se han tomado «sin tener en cuenta a la Mesa por el Empleo y a la Mesa del Diálogo Social, es decir, sin contar con los agentes sociales».

Por su parte, Gabriel Risco, ha definido a la negociación entre Ciudadanos y PP como «oscura» y ha opinado que esos dos partidos «han abandonado la ciudad a su suerte y lo único que pretenden es que Salamanca sea el destino de las fiestas del alcohol a mayor gloria de los empresarios amigos». Asimismo, Risco ha asegurado que el presupuesto es «ilegal», ya que, ha dicho, «está lleno de reparos del interventor» y no cuenta con ninguno de los prometidos planes estratégicos.