Vista general del retablo de la iglesia de Gallegos de Argañán.
Vista general del retablo de la iglesia de Gallegos de Argañán. / S.G.

Parroquia y vecinos apuestan por el patrimonio

  • Durante unos dos meses se van a desarrollar las obras de restauración de este retablo cuya iglesia fue cuartel en la Guerra de la Independencia

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 90%

Viste tu cama con diseños originales

Hasta 70%

Abrígate este invierno con estilo

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Llevan cuatro semanas completas y la previsión es que la restauración de este retablo de la iglesia parroquial de Gallegos de Argañán, una obra de finales del XVIII, se extienda durante unos dos meses. Ignacio Gutiérrez y Miguel García son los restauradores de la empresa Rex Nova que se están encargando de este importante lavado de cara de este significativo retablo mayor.

El paso del tiempo no perdona a nadie ni nada y esta obra no iba a ser la excepción, por lo que los profesionales centran sus esfuerzos en asentar las zonas desprendidas de los ornamentos o adornos del retablo que se han ido levantando.

En la tarea se aprecia una especie de cura. Jeringa en mano con alcohol y cola de conejo se va inyectando en cada zona que lo necesita.

Miguel Gutiérrez explica que «lo más llamativo del estado es el aspecto ennegrecido y después habían dado barniz».

Hasta que estos profesionales no se han puesto manos a la obra, no se han podido percatar de otros daños estructurales que «seguramente se han producido por el vencimiento del retablo», ya que no se trata de un estructura sólida sino de una especie de «cáscara» que la hace más sensible a esos desprendimientos y que ha motivado que los anclajes de la pared se hayan ido hacia delante. «No peligra la estabilidad pero las zonas deberían cerrarse y nosotros debemos trabajar con mucho cuidado para no provocar daños mayores», añade el profesional.

Esta iglesia de la diócesis de Ciudad Rodrigo fue cuartel general durante la Guerra de la Independencia y su advocación es a Santiago ya que el pueblo fue repoblado por gallegos. El valor arquitectónico es importante y el altar presenta mucha ornamentación y un pan de oro que a pesar del estado «se aprecia que es de buena calidad tiene un brillo muy llamativo y además se hizo con buen criterio y acorde al estilo de la época». A pesar de que opinan que «el trabajo del restaurador no tiene tanta difusión como debería», sí que es verdad que en muchos aspectos es sumamente agradecido y que no dejan de descubrir cosas que los libros no reflejan. «No solo se trata del gusto por el arte, siempre descubres cosas que la vista no alcanza a ver desde abajo cuando miras un retablo y que ves cuando estás de tú a tú». Una firma, algún detalle de un carpintero «no se ve en los libros, siempre aprendes algo sobre estilos artísticos y es muy gratificante ver cómo la limpieza devuelve los llamativos colores originales que se crearon en su momento».

Es una especie de prueba del algodón que en este caso se aprecia muy claramente en las zonas donde ya se ha actuado y a las que se ha devuelto el azul original que estaba cubierto por una capa de suciedad y polvo.

Para estos restauradores «Castilla y León es un ejemplo de cómo a través del patrimonio se ha generado riqueza y turismo y de cómo se ha valorado lo que nos ha llegado», por lo que en este sentido, tener el patrimonio en el mejor estado posible es también una inversión.

En los últimos tiempos han trascendido los «malos trabajos» de gente que sin ser profesional y, a veces, en un afán colaborador se ha metido con piezas que nunca debería haber tocado pero «a veces se da a eso más difusión».

Además del trabajo en la propia iglesia, Miguel e Ignacio restaurarán algunas de las piezas de este retablo en sus instalaciones del Parque Científico de la Universidad de Salamanca, donde mantienen su propio taller.

La inversión en este retablo va a ascender a unos 22.000 euros que se están sufragando con el dinero del que disponía la propia parroquia de Gallegos de Argañán y con las aportaciones que están haciendo los particulares.

El párroco de esta localidad, Roberto Vegas, manifiesta que «ahora era el momento para poder hacerlo, nunca se había actuado en el retablo» y es algo que, seguro, agradecerán las generaciones venideras.