Las donaciones de sangre descienden un 4,4% en 2016 y no llegan a las 15.000

Donación de sangre en la capital salmantina.
Donación de sangre en la capital salmantina. / Laya
  • La amenaza del virus Zika obligó a rechazar a todos aquellos donantes que hubieran pasado sus vacaciones de verano en Andalucía

Las donaciones de sangre registradas en Salamanca durante 2016 cayeron a números muy parecidos a los de 2014, sin alcanzar la expectativa de llegar a las 16.000 extracciones. Sin embargo, y pese a este ligero descenso, la Hermandad de Donantes de Sangre salmantina mostró ayer su satisfacción por los buenos números que ha dejado el año pasado y mandó un emocionado mensaje de agradecimiento a todas las personas que lo han hecho posible con su solidaridad y compromiso, tal y como afirmó el presidente de la organización, Rogelio Carrasco. «Se tiene contabilizado que por cada 80 donaciones se salva la vida a una persona, así que podemos decir que en Salamanca se han salvado 421 vidas durante el año pasado», relató el presidente, durante un desayuno con los medios en el que estuvo acompañado por otros cargos de la Hermandad.

En números concretos, en 2016 se contabilizaron en Salamanca 14.639 donaciones, un 4,4% menos que en 2015, cuando se superó por primera vez la cifra de las 15.000 donaciones, llegándose a las 15.305. Por meses, agosto destaca con el mayor número de extracciones realizadas, con 1.402, debido a las campañas que se lanzaron ante la falta de reservas en determinados grupos sanguíneos por la llegada de las vacaciones y la marcha de los estudiantes. Sin embargo, octubre fue el mes en el que más nuevos donantes se registraron, con 258 altas, seguido de noviembre con 243.

El perfil del donante salmantino es un varón de entre 18 y 32 años. En este sentido, desde la Hermandad de Donantes recordaron que las mujeres pueden donar menos veces al año que los hombres y que el 80% de las exclusiones corresponden a féminas, por falta de hierro en la sangre. Y es que ese es otro dato importante, las personas que se presentan a donar pero que no pueden hacerlo por recomendación médica. En 2016 se contabilizaron en Salamanca 2.089 exclusiones, donaciones que de haberse podido realizar hubieran disparado la cifra de extracciones a números récord. Cabe destacar, en este aspecto, que este año las exclusiones han podido aumentar porque, por recomendación médica, se rechazaron las donaciones de todas aquellas personas que hubieran pasado sus vacaciones en Andalucía, ante la amenaza del virus Zika.

Por otro lado, es importante señalar que este año la Hermandad de Donantes de Sangre de Salamanca cumple 50 años. Fue la segunda organización de este tipo que se creó en España, tras la de Zaragoza, y la primera de Castilla y León, como destacaron ayer sus responsables, quienes no dudaron en reclamar un mayor reconocimiento a su labor por parte de las instituciones locales y provinciales. «Somos la única Hermandad de Donantes de la Comunidad Autónoma que no tiene la medalla de oro de la ciudad ni de la provincia», dejó caer Rogelio Carrasco, con una sonrisa, no sin antes recordar que el Ayuntamiento prometió un homenaje a la Hermandad «que aún estamos esperando».

En cuanto a actos para celebrar este aniversario, la Hermandad no prepara grandes fastos pues su presupuesto anual, 30.000 euros, está muy ajustado y se va en las campañas de concienciación y en mantener un contacto regular con los donantes, a los que consideran «una familia».