Antonio Mª Sáez Aguado conversa con el director del IBSAL, Rogelio González Sarmiento, minutos antes de la reunión del Consejo Rector.
Antonio Mª Sáez Aguado conversa con el director del IBSAL, Rogelio González Sarmiento, minutos antes de la reunión del Consejo Rector. / LAYA

El IBSAL incrementa su presupuesto un 28% e incorpora cinco nuevos equipos

  • Sáez Aguado reitera su decidida apuesta por el nuevo hospital, que recibirá 38 millones este año, lo que constituye la mayor inversión del Sacyl durante la última década

El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, destacó ayer la buena evolución, tanto presupuestaria como en dotaciones de equipos de investigadores, el Instituto Biosanitario de Salamanca (IBSAL). Sáez Aguado presidió en el Hospital Clínico la reunión ordinaria del Consejo Rector de dicho centro científico, donde se dio luz verde al nuevo presupuesto de la entidad para el presente ejercicio, que asciende a 6,3 millones de euros, lo que supone un relevante incremento del 28% respecto a las cuentas económicas del año 2016.

La buena senda por la que se encamina el IBSAL se traduce también en la incorporación de cinco nuevos equipos de investigación, mientras que solo se ha producido la baja de un equipo, según puso de relieve el máximo responsable del Sacyl en sus declaraciones a los periodistas. El incremento en las cuentas económicas ha sido posible gracias a que los equipos de investigadores del IBSAL han concurrido y han obtenido financiación, de manera competitiva, en diferentes convocatorias científicas, tanto del Instituto de Salud Carlos III como del Ministerio de Economía y Competitividad. Uno de los últimos éxitos del IBSAL es la financiación europea cosechada para el desarrollo del Proyecto Harmony,

El titular de la Consejería de Sanidad también dejó claro, en relación a las quejas surgidas en el Centro de Investigación del Cáncer (CIC) de la Usal sobre los recortes sufridos en materia de financiación y que han obligado a la salida de varios equipos de investigadores de la estructura del centro, que la Junta apoya de forma decidida al CIC salmantino, aunque puntualizó que es un centro diferente, por su tipología, del IBSAL. No en vano, el CIC en un centro mixto auspiciado por la Usal y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Dicho respaldo se traduce se está traduciendo y materializando en la aportación de financiación para el personal investigador.

Respecto a las repercusiones de la última Marea Blanca celebrada el pasado 8 de enero para protestar por el grave deterioro del Hospital salmantino y las persistentes listas de espera, Sáez Aguado ha vuelto a resaltar que ha tomado «buena nota» de las quejas y las reivindicaciones de los colectivos convocantes de la protesta. Por de pronto, en el proyecto de presupuestos de la Junta de Castilla y León para el presente año se consignan 38 millones de euros para las obras del nuevo hospital, que será una realidad y estará plenamente operativo en 2019, siendo la mayor inversión efectuada en la última década por el Sacyl.

Presupuesto ‘ejecutado’

Respecto al pasado ejercicio, Sáez Aguado derrochó sinceridad al reconocer que no se había ejecutado «al cien por cien» el presupuesto consignado por su departamento, dado que finalmente se han gastado 27 de los 33 millones que habían sido previstos en las partidas económicas del Sacyl correspondientes a 2016. Con todo, las inversiones han ido creciendo de forma paulatina. En 2015, por ejemplo, se habían destinado 22 millones para los trabajos de edificación.

El consejero amplió sus argumentaciones al aseverar que, una vez concluyan las obras del complejo hospitalario en el año 2019, «habrá que demoler el edificio antiguo del Clínico para hacer el edificio de consultas, pero el edificio de investigación estará listo a finales de 2018 o principios del 2019». También se congratuló de que «el plan de obras esté evolucionando favorablemente, por lo que ajustaremos los presupuestos de manera que todo esto se pueda cumplir».

Bronquiolitis

Sáez Aguado también volvió a defender la respuesta que dio el Complejo Asistencial Universitario al reciente de brote de bronquiolitis y a la epidemia de la gripe, que se tradujo en la incorporación de más personal como refuerzo para la plantilla y en la apertura de más camas.

El consejero rememoró, en relación a estos dos casos, su reciente comparecencia en las Cortes regionales para dar explicaciones, tras ser requerido para tal fin por la oposición, sobre las vicisitudes y las circunstancias que rodearon el brote de bronquiolitis y la alarma social generada, subrayando que «yo informé en las Cortes exhaustivamente y dije que el Servicio de Pediatría disponía de un plan desde el mes de octubre y se había reforzado el servicio desde el mes de noviembre». También recalcó ayer que «ante el incremento de casos se habilitaron camas y se tomaron medidas razonables y proporcionales a la evolución de ese brote y algo parecido se ha hecho con la epidemia gripal».