Alumnos de los Salesianos en una de las actividades realizadas con motivo de la fiesta.
Alumnos de los Salesianos en una de las actividades realizadas con motivo de la fiesta. / WORD

Fiesta por el cura de Turín

  • El Colegio Salesiano San José celebró ayer la fiesta de su fundador San Juan Bosco, el sacerdote que creó un movimiento en favor de la educación

El colegio Salesiano San José de Pizarrales celebró ayer el día de su fundador con multitud de actividades, todas ellas organizadas y protagonizadas por sus alumnos. Así, los alumnos de Grado Superior de FP (eléctricos, administrativos e informáticos) celebraron a su Patrón con diversas actividades destacando un taller de vida saludable y diversos campeonatos deportivos.

Los alumnos de Grado Medio y de Formación Profesional Básica (mecánicos del automóvil, administrativos y eléctricos) junto a sus compañeros de la ESO, conmemoraron el día con una eucaristía, seguida de una excepcional gynkana por todo el colegio. Los alumnos de Primaria, por su parte, participaron de los tradicionales juegos de patio. Los alumnos de Educación Infantil, mientras, recibieron una representación especial de Don Bosco realizada en goma eva que les cautivó, para luego tener diversas actividades lúdicas.

Don Bosco, como familiarmente se le llama, puso en marcha un proyecto de evangelización y educación de los jóvenes, especialmente los más necesitados, tomando como modelo a San Francisco de Sales, de ahí el nombre de Salesianos con el que Don Bosco bautizó a su congregación. A su vez, este sacerdote es más conocido por ser el fundador de la Formación Profesional, dado el número de talleres que puso en marcha para ayudar a los jóvenes más pobres que iba recogiendo en las calles de Turín en los años de la revolución industrial.

En la actualidad, las presencias salesianas ofrecen diferentes propuestas educativo-pastorales para los jóvenes: colegios y centros de formación profesional, centros juveniles, proyectos de intervención social para jóvenes en riesgo de exclusión e inmigrantes, parroquias, casas de acogida, etcétera. Iniciativas de todo tipo para ayudar a los jóvenes a ser «buenos cristianos y honrados ciudadanos», como repetía el mismo Don Bosco, a insertarse en la sociedad y a desarrollar todas sus potencialidades.