Los educadores infantiles reclaman enseñar para la paz desde los primeros años

fotogalería

Alumnos del colegio Divimo Maestro / portan una pancarta por el Día de la Paz. Laya

  • En Salamanca los centros Santísima Trinidad, Divino Maestro, Maristas y el CEIP Lazarillo de Tormes, entre otros, han organizado actos, incluido la lectura de un manifiesto

Diversas asociaciones y sindicatos de la enseñanza se han sumado hoy al Día Escolar de la No Violencia y la Paz reclamando planes de mejora de la convivencia escolar, además de señalar que debe ser una prioridad educar para la paz desde la primera infancia, entre los 0 y 6 años. En Salamanca son varios los centros que se han sumado a la conmemoración de este día, caso del colegio Santísima Trinidad, cuyos alumnos han repartido claveles y leído un manifiesto en el barrio del Oeste, el CEIP Lazarillo de Tormes, Divino Maestro o Maristas.

  • Día de la Paz en Salamanca (1/2)

  • Día de la Paz en Salamanca (2/2)

En una fecha en la que se conmemora la muerte de Gandhi (1948), la Asociación Mundial de Educadores Infantiles (AMEI) ha pedido que se "planifiquen propuestas para provocar un cambio radical en el modelo social".

"Las actividades escolares y los discursos bienintencionados que tendrán lugar durante la jornada de hoy son insuficientes ante la realidad de una sociedad cada día más violenta y agresiva y donde la convivencia resulta cada vez más complicada", ha considerado en una nota.

La solución pasa por "el desarrollo de una personalidad rica en valores desde la primera infancia", ha afirmado Juan Sánchez, presidente de AMEI, quien ha recordado que la docencia es la tarea que "más puede transformar la sociedad".

Por su parte, el sindicato de docentes ANPE ha propuesto la elaboración de un Plan Estratégico de Mejora de la Convivencia Escolar, que contaría, entre otros, con un programa de prevención de acoso escolar que contemple la aceleración de la protección a las víctimas y la detección precoz y erradicación de los problemas en los centros educativos.

También debe reactivarse el Observatorio Estatal sobre la Convivencia Escolar y actualizar los decretos de convivencia, así como las normas de conducta establecidas en los centros, y elaborar un plan específico de formación del profesorado para la prevención y detección de conflictos relacionados con la convivencia escolar.