El folclore y la búsqueda de los toros protagonizan la víspera de San Valerio

    Niños y adultos participaron en el pasacalles que tuvo lugar por las calles de Valero antes del Festival de Tamborileros.
    Niños y adultos participaron en el pasacalles que tuvo lugar por las calles de Valero antes del Festival de Tamborileros. / M. J. G.
    • El Ayuntamiento homenajea a Arcadio Vicente Hernández, de Barreras, y a Manuel Guillermo Velaz, de Las Hurdes

    Folclore y toros, toros y folclore fueron ayer los grandes protagonistas de la víspera de San Valerio en Valero. Pueblo que inició las fiestas en honor a su patrón en la noche del viernes con una verbena y que ayer acudía a la finca Matilla, en Matilla de los Caños del Río, para buscar los toros que se lidiarán hoy, y donde tuvo lugar una capea popular antes del almuerzo, en el que no faltó el buen ambiente.

    Por la tarde se llevó a cabo el enchiquerado de los toros, antes de que diera comienzo el pasacalles de tamborileros, en el que participaron todos los que posteriormente formarían parte del IV Festival de Tamborileros Villa de Valero, en el que el Ayuntamiento homenajeó a Arcadio Vicente Hernández, de Barreras, al que el alcalde, Demetrio Canete, entregó una placa; y a Manuel Guillermo Velaz, de Las Hurdes, quien no pudo asistir al acto.

    Pero antes del homenaje se llevaron a cabo diversas actuaciones con la participación de folcloristas tanto de la provincia de Salamanca como de la comunidad extremeña. Así, Valero contó ayer con la asistencia de Emilio y Diamante de El Tornadizo; Asun y Marisol de La Espiga Charra, que acudieron con el tamborilero Lucinio; Víctor de Salamanca; Ismael de Fermoselle; Óscar Duarte de Nuñomoral; Antonio de Casas del Monte; Carlos Rufino de Salamanca; Vicente Pérez Oliva y su mujer de El Tornadizo; Juan Antonio de Ciudad Rodrigo; José Manuel Bustos de Barbalos; Pepe Gil Cacho de Salamanca; Antonio ‘Cutu’ de Cepeda; María Ángeles y Héctor de Barruecopardo; Yesi y Asun de Villamayor; y el acordeonista Raúl de Dios. Sin olvidar, a los organizadores del festival, Ángel Rufino de Haro ‘El Mariquelo’ y su mujer María.

    Y junto a todos ellos, los niños Ángel del Río, Álvaro del Río y Adolfo de Valero; y Samuel y Jacinto, de San Miguel de Valero, que demostraron que la Sierra de Francia y estos dos municipios vecinos cuentan con una buena cantera de tamborileros.

    Tras las actuaciones, se entregaron placas a los participantes, fueron un total de «22 las que hemos entregado esta tarde», señalaba El Mariquelo a este periódico tras finalizar el festival.