El Norte de Castilla

Juan Cadena, encargado de El Paisano, enseña varias papeletas con las que se participaba en el sorteo para conseguir la ‘cesta de La Niña’.
Juan Cadena, encargado de El Paisano, enseña varias papeletas con las que se participaba en el sorteo para conseguir la ‘cesta de La Niña’. / EFE

‘La Niña’ sí tocó en Salamanca

  • Una familia salmantina gana 450.000 euros en coches, aparatos y productos gracias a la rifa de un hostal de la localidad sevillana de Utrera

Un año más, la suerte fue esquiva con Salamanca en los dos principales sorteos de lotería, El Gordo y El Niño. Algunos pellizcos de premios importantes y poco más.

Pero faltaba ‘La Niña’, que es como se llama la cesta navideña que sortea el cinco de enero el hostal-restaurante El Paisano, en la carretera que une Madrid con Cádiz, la N-IV, a su paso por la localidad sevillana de Utrera. Esa sí que ha traído la alegría a Salamanca.

La considerada como la mayor rifa navideña del país, entrega premios de todo tipo por un valor de 450.000 euros aproximadamente, más que lo que toca con un décimo de El Gordo de Navidad. Y en este caso, sin los recortes que Montoro aplica a los premios monetarios desde hace unos años; aunque seguro que el ministro también sabría, si se lo propusiese, cómo llevarse el 20% de diez cubos de alubias y otros tantos de garbanzos, amén de coches, motos, lavadoras, viajes, televisiones, decenas de botellas y comida, también mucha comida. Una sobrina residente en Sevilla ha sido quien ha repartido la suerte entre la familia Paniagua, que es el único dato que se tiene de los agraciados salmantinos, con una rifa de cinco euros.

La lista de premios es interminable... Dos cochazos, una moto Harley-Davidson, bicicletas de todo tipo, dos magníficos viajes, la hipoteca de la casa pagada durante un año,... Y una cantidad de aparatos tecnológicos, electrodomésticos, comida, bebida... que abruma. Hasta sales de fruta y Aerored tiene la cesta, por si la ingesta de tanta cantidad de comida y bebida ocasiona algún problema de estómago. Habrá que saber cómo se lo van a traer todo hasta Salamanca, porque en los coches y la moto seguro que no les caben todos los regalos.