Chani señala la alcantarilla donde se encontró el feto en El Zurguén.
Chani señala la alcantarilla donde se encontró el feto en El Zurguén. / MANUEL LAYA

«Estoy impresionado, en 19 años no me había pasado nada igual»

  • Sebastián Rubio ‘Chani’: Operario de Aqualia

Habían abierto la misma alcantarilla el pasado lunes, pero optaron por cerrarla y cambiar de zona para volver en la mañana de ayer. «Lo vimos tan tupido que decidimos dejarlo», señala Sebastián Rubio, más conocido como Chani, en una declaración que conduce a pensar que el feto no podía llevar más de 72 horas escondido bajo tierra.

Esta semana les tocaba El Zurguén, y después de ‘barrer’ la parte baja del barrio, llegaron al punto que habían dejado el pasado lunes. Apenas pasaban unos minutos de las nueve de la mañana cuando Chani se dispuso a lo que en el argot llaman levantar la tapa. Una de tantas como levantan a lo largo del año, pero desde luego no una más a partir de ahora. «Estoy impresionado porque en diecinueve años no me había pasado nada igual. Estábamos los dos juntos y nos quedamos impresionados. Nos miramos y antes de hacer ni tocar nada, decidimos llamar al encargado para saber qué debíamos hacer», comentaba ayer Chani, apenas tres horas después del suceso y con el recuerdo todavía fresco en la memoria. «El feto estaba ahí delante nuestro y se le podían ver ya las manos y la cabeza, estaba ya bastante formado», explica, sin saber todavía que la investigación había concluido que el feto tenía entre 24 y 26 semanas de gestación.

El propio Chani explica cómo perfectamente pudieron haber limpiado el desagüe en ese mismo punto a principios de semana, de manera que se hubiera tardado más tiempo en encontrar el cuerpo abandonado del feto. «Solemos dividirnos el servicio por barrios y esta semana estábamos en El Zurguén. Habíamos estado en la parte de abajo, y da la casualidad que ya el lunes levantamos un poco esa alcantarilla y no había nada, pero como andábamos muy justos de tiempo, la volvimos a cerrar para volver este jueves. El lunes, desde luego, no había nada», comenta este operario de Aqualia, quien reconoce que tardará en olvidar la mañana del 12 de enero. «Cada uno tiene su oficio y nosotros sabemos que en una alcantarilla nos podemos encontrar de todo, pero desde luego que nunca piensas que puedas llegar a encontrarte algo igual. Nos hemos encontrado cosas muy raras, alguna vez nos hemos llegado a encontrar unos riñones, no sé si humanos o de animales, o un cochinillo pequeñito una vez, pero nada que se saliera de lo normal como esto, nunca. Nos quedamos impresionados», concluye Chani, conocido también en su condición de árbitro de fútbol.