El Norte de Castilla

De izquierda a derecha, Donaciano Dujo, Jorge Morro y Juan Luis Delgado.
De izquierda a derecha, Donaciano Dujo, Jorge Morro y Juan Luis Delgado. / MANUEL LAYA

"Es hora de coger al toro por los cuernos y hacer realidad la interprofesional de la patata"

  • DONACIANO DUJO / PRESIDENTE DE ASAJA CASTILLA Y LEÓN

  • El sector necesita que al menos el 50% de productores la acrediten y ya la han respaldado los que equivalen a un 26% de la superficie cultivada

«La futura interprofesional de la patata está a medio camino», según expuso ayer en Salamanca Donaciano Dujo, presidente de Asaja Castilla y León. Esta declaración se produjo durante la ‘Jornada técnica sobre la patata en Castilla y León’, organizada ayer por Asaja Salamanca en el salón de actos de Caja España Duero. Dicha convocatoria contaba con diversas conferencias. Entre los ponentes se encontraba Jorge Morro Villacián, director general de Competitividad de la Industria Agroalimentaria de la Empresa Agraria, quien quiso subrayar que «ahora es un buen momento para volver a tomar el toro por los cuernos y poder hacer de la interprofesional una realidad».

En este sentido, quiso dejar claras varias cuestiones, una de ellas es que «la Junta de Castilla y León ha hecho los deberes porque, a demanda del sector, sacó la normativa correspondiente para permitir la creación de la interprofesional». La clave de la jornada convocada ayer, que contó con la participación como público de diferentes cultivadores de patata de la provincia, se asienta en la necesidad de que «el sector productor acredite la creación de esa interprofesional», anotó Jorge Morro, razón por la cual valoró como muy importante el papel de la iniciativa llevada a cabo ayer por Asaja. En este sentido, para que la interprofesional de la patata sea una realidad, «se necesita que un 50% de los productores la acrediten y ya llevamos un 26%, en hectáreas», manifestó Jorge Morro.

Para «dar el apoyo a la creación de la interprofesional de la patata», el agricultor únicamente «necesita firmar un documento», explicó Donaciano Dujo. Una vez obtenidos, éstos serán trasladados a la Consejería de Agricultura y con el 50% «se pondrá en marcha la interprofesional de la patata», aclaró Dujo. Hasta el momento, «está constituida la promotora de la elaboración y están hechos los documentos de cargos e instrumentos». Aunque no existe un plazo, Donaciano Dujo, explicó que «se entiende que sí en esta primavera o verano no somos capaces de conseguir esos apoyos, el que no ha firmado no ha querido firmar».

La jornada de ayer también sirvió para poner claridad respecto a la interprofesional de la patata que «es un acuerdo entre productores e industria con la vigilancia de la Junta de Castilla y León», en palabras de Donaciano Dujo.

Juan Luis Delgado Egido, presidente de Asaja Salamanca, también apoyó la creación de la interprofesional de la patata que «desde Asaja defendemos y creemos fundamental para el futuro de este sector y la provincia, porque Salamanca es una de las principales productoras».

Jorge Morro calificó este momento de crucial para este sector, «porque todos nos jugamos mucho», dijo. Además puso más claridad en la definición de este «instrumento que fue solicitado por el sector, porque creemos que es el mejor mecanismo para paliar los problemas de organización».

También justificó el que Castilla y León sea puntera en este sentido a nivel nacional, pues «tiene el 40% de la superficie de producción nacional», además «da trabajo a más de 3.300 agricultores, con un valor económico superior a los 300 millones de euros».

Virtudes

Jorge Morro también quiso destacar las virtudes del sector productor de la patata en la región, poniendo de relieve el «alto nivel de profesionalización del cultivo, al nivel de los mejores países de Europa». También destacó el rendimiento de la región, calculado en «43 toneladas por hectárea, que es un 40% superior a la media española y al nivel de los países más productivos de Europa».

Según explicaron ayer, en España se consumen en torno a 3.000.000 de toneladas de patata, de las cuales, alrededor de un millón de toneladas se producen en Castilla y León, y alrededor de otro millón se importan de Francia. Razón por la cual, Morro estimó necesario «suministrar con patata autóctona al mercado nacional y que las importaciones de patata, principalmente francesa, vayan cayendo porque seamos capaces de organizar». Entre las cuestiones a mejorar y poner en orden, Morro enumeró tres: la necesidad de organizar las siembras; recogidas en forma escalonada; y sobre todo, evitar esos dientes de sierra, «que se dan algunos años, en los cuales, cuando pasamos de 20.000 hectáreas cultivadas, o hay buenas producciones que nos hacen pasar del millón de toneladas producidas, los precios se caen». Entre los años en que «no se recuperaban ni los costes de producción», Morro puso como ejemplo «2009 y 2011».

Para evitar esos años de bajada, e incluso introducir mecanismos que hagan que el agricultor salve al menos los precios de producción en años de precios bajos, contempla soluciones la interprofesional, según se pudo escuchar en las jornadas organizadas por Asaja.

Buena patata

Donaciano Dujo quiso destacar los grandes dones de producción en tierra salmantina y castellano y leonesa, donde « damos al consumidor un buen alimento», dijo.

La pega es que «no sabemos organizarnos para vender este producto a un precio digno, con el que saquemos rentabilidad, estabilidad y seguridad en el futuro».

En cuanto a la patata se refiere, Dujo quiso argumentar que «con la lógica de nuestro sector productivo caracterizado por las buenas tierras, buenos profesionales, lo propio sería producirla nosotros y no traerla de Francia». Entre los problemas que evitan esta cuestión se encuentra que «no hay seguridad, ni acuerdos entre productores, industria y distribución; en cuanto se siembra un poco de más se cae el precio». Por todo ello, Dujo quiso aludir a la solución: «la interprofesional».

La presidenta de la interprofesional de la patata de Castilla y león, Yolanda Medina, entre otras cosas, incidió en uno de los papeles de este instrumento, el educar al consumidor, es decir, informarle acerca de las ventajas de consumir patatas y desmentir mitos como el que dice que «la patata engorda».