El Norte de Castilla

El sindicato de Policía y USO denuncian la forma de actuar del concejal de Ciudadanos

  • El Ayuntamiento contesta que la denuncia sigue su curso y la agrupación naranja mantiene silencio

La presentación de una denuncia por parte de un policía de Santa Marta de Tormes y su posterior baja laboral ha hecho que la sección sindical en el municipio del Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (SPPME) junto con el sindicato USO en Santa Marta de Tormes, manifestaran ayer -a través de una nota de prensa- su «estupor y más enérgica condena por los hechos acaecidos en recientes fechas» y que «han obligado a un agente de la Policía Local de Santa Marta de Tormes a tomar la difícil determinación de presentar una denuncia ante el Juzgado de Guardia y que incluso ha afectado a su salud, encontrándose de baja laboral en la actualidad debido al clima irrespirable en el que tenemos que trabajar desde hace meses».

Una situación que según señalan empeoró cuando el agente ahora de baja laboral «denunció una motocicleta estacionada en una zona peatonal que con el paso del tiempo se supo que pertenecía a un concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento». El escrito de los sindicatos va más allá al recoger las palabras del policía denunciante, en las que indica que «el jefe del Cuerpo, nombrado a dedo por el alcalde presionó al policía para que retirara la denuncia, amenazando con no tramitarla si no lo hacía».

Más tarde, concretamente el pasado día 3, según prosigue la nota de los sindicatos, «el concejal de Ciudadanos denunciado se presentó en las dependencias policiales como ‘Pedro por su casa’, abordó al policía, le introdujo en un despacho y según manifiesta el policía denunciante le amenazó».

Ante estos hechos, los sindicatos consideran que el «inspector jefe, que se encuentra en comisión de servicio, como máximo responsable del Cuerpo» es «el responsable», por lo que exigen su «destitución», ya que consideran que «desde el día que juró el cargo se ha dedicado a estar al servicio de lo que dicta el poder político en cada momento».

Por otro lado, solicitan al partido de Ciudadanos que «exija su acta de concejal a este señor, cuyas presuntas actitudes barriobajeras no caben en la figura de un representante público y su inmediata dimisión».

Ante estas acusaciones, desde el Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes han manifestado que «ni el concejal de Policía ni el alcalde del municipio han intervenido en ningún momento en ningún aspecto relativo a dicha denuncia ni a ninguna otra».

Asimismo, señalan a través de una nota de prensa que «la denuncia se ha tramitado exactamente igual que se tramita cada una de las denuncias que llegan al Ayuntamiento y actualmente el expediente está en poder de Regtsa», por lo que «la afirmación de que la respuesta del policía quedara en un cajón en vez de enviarse a Regtsa es totalmente infundada y absolutamente falsa». En un tercer punto hacen referencia a que la frase de que «el jefe de la Policía está al servicio ‘de lo que dicta el poder político en cada momento’ es una falsedad y una grave calumnia».

Por todo ello y ante «la gravedad de las acusaciones y de las calumnias vertidas públicamente por los representantes de ambos sindicatos, el Ayuntamiento está estudiando la posibilidad de emprender las acciones judiciales necesarias y oportunas», concluye el comunicado.