Benito, Muñoz y Mangas presentaron los datos apoyándose en unas diapositivas para clarificar todo el proceso.
Benito, Muñoz y Mangas presentaron los datos apoyándose en unas diapositivas para clarificar todo el proceso. / S.G.

El ahorro llega de la limpieza

  • La gestión directa de este servicio supone gastar 81.000 euros menos

  • El Ayuntamiento creó una bolsa de empleo con 60 personas que entró en funcionamiento el 1 de enero de 2016

El tiempo, ese que da y quita razones, se ha puesto del lado del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo y después de un año de gestión directa del servicio de limpieza de edificios municipales, las cuentas cantan.

El análisis debe ser un poco más profundo y es preciso hacer un recorrido para contextualizar debidamente y conocer cómo se ha llegado a esta situación pero ya de entrada, que te lancen más de 81.000 euros de ahorro con respecto al año 2015, hace que la cosa se ponga, cuanto menos, interesante.

Corría el mes de febrero de 2015 cuando terminó el contrato que el Ayuntamiento mantenía con la empresa Seralia para la ejecución de este servicio. Esta circunstancia hace que la gestión salga a concurso y que tan solo se presente una empresa que, posteriormente, desistió porque consideraba que la plantilla estaba sobredimensionada.

En julio de ese mismo año, se prorroga de manera forzosa el contrato con Seralia y un mes después, Seralia pide un aumento del 6,5% en el contrato para seguir adelante.

El nuevo equipo de Gobierno tenía dos opciones: o bien aceptaba esa subida o se decantaba por una gestión directa, por la llamada remunicipalización del servicio, que es lo que finalmente hizo.

El acuerdo plenario para seguir adelante tuvo efecto en el mes de septiembre y a partir de entonces, el más que conocido proceso selectivo para crear una bolsa de empleo que recogió más de 500 solicitudes. El 1 de enero de 2016, el servicio de limpieza municipal de edificios, en los que también se incluyen los colegios, era un hecho y un año después, el Consistorio se ha gastado en el mismo 250.948,93 euros, 81.389,57 euros menos que el año anterior, o lo que es lo mismo, un 24,5% menos.

En total, son 21 las personas que trabajan de manera temporal ya que la bolsa va rotando y entre los retos del Consistorio está el de «convocar plazas fijas en cuanto el ministro, Cristóbal Montoro, lo permita», dijo Domingo Benito, teniente de alcalde, pues en su opinión, «irá en beneficio de la calidad de los contratos y del servicio».

De igual modo, apostarán por «mantener el servicio con la mejor calidad posible, lo cual requiere una previsión presupuestaria bajo el principio de responsabilidad y prudencia», insistió Benito.

El teniente de alcalde reconoció, igualmente, que todo este proceso «ha salido muy bien, mucho mejor de lo que creíamos» y además la previsión es bajar el gasto en productos de limpieza ya que se unificarán todas esas compras municipales.

El Ayuntamiento no descarta que en un futuro se asuman otros servicios pero «sin caer en el dogmatismo», pues es verdad que hay servicios con los que no tendría ningún sentido hacerlo como, por ejemplo, el de la gestión del agua cuyo contrato tiene vigencia hasta 2030 y «no tendría mucho sentido denunciar ese contrato unilateralmente», matizó el teniente de alcalde. En el caso del servicio de limpieza de edificios municipales, «era muy evidente» que desde el Consistorio se podía prestar un buen servicio.

Este importante ahorro «va a tener reflejo presupuestario», concluyó Domingo Benito, y ahora habrá que esperar a la presentación de esos presupuestos. Previsiblemente, a mediados de este mes de enero.