El Norte de Castilla

Degustación de jamón en el interior del mercado durante su última inauguración tras las obras acometidas.
Degustación de jamón en el interior del mercado durante su última inauguración tras las obras acometidas. / WORD

El Ayuntamiento apuesta por mejoras para que el Mercado Central brille con luz propia

  • Este año se acometerá la instalación de un alumbrado artístico para que el edificio se incorpore a las visitas nocturnas de la ciudad

El Mercado Central de Abastos, ubicado a apenas una veintena de metros de la Plaza Mayor, ofrece en su interior los productos típicos y autóctonos que durante siglos han formado parte de la gastronomía local.

También, en sus dependencias modernistas, el cliente puede llenar la cesta de la compra con fruta fresca, pescado o carne, motivo por el que cientos de salmantinos y turistas se acercan a sus puestos, abiertos desde primera hora.

De ahí que uno de los objetivos del Consistorio de la ciudad sea en 2017 potenciar el Mercado Central de Abastos «como centro de referencia y lugar para la promoción y puesta en valor de los productos autóctonos que forman la base de la gastronomía salmantina». El nuevo panorama que se ha perfilado en la ciudad en los últimos meses tras los cambios vividos en la Cámara de Comercio y el tejido empresarial han jugado una baza importante en este giro en las políticas municipales. Donde antes no había prácticamente diálogo ni interés siquiera por apostar por mejorar determinados sectores -en este caso el Mercado-, ahora son todo parabienes y el diálogo no solo es fluido sino que las iniciativas y proyectos de mejora se anuncian casi semanalmente.

Y, dentro de estas líneas de actuación del plan municipal para el comercio, la economía y el empleo, el Ayuntamiento ha anunciado que acometerá este año la instalación de alumbrado artístico para que este inmueble, icono del modernismo de hierro, se incorpore así a las visitas nocturnas de la ciudad.

El valor artístico de este inmueble le sitúa dentro de las principales construcciones de finales del siglo XIX y comienzos del XX en Salamanca, un periodo donde también se encuentra la Casa Lis.

Reformas y entorno

El edificio fue reformado a inicios del 2015, con la reparación de la estructura y del pavimento, además de acometer distintas actuaciones para evitar humedades en las distintas dependencias.

El mercado central también ha visto mejorado el entorno en el que se encuentra, pues en 2010 se reformaron las calles más próximas y la propia plaza del mercado, que supuso también la restricción del trafico rodado en parte de la zona y la incorporación de más zonas de ocio como terrazas.