"La sanidad no es un negocio"

El procurador de Izquierda Unida en las Cortes, José Sarrión, estuvo presente en la manifestación.
El procurador de Izquierda Unida en las Cortes, José Sarrión, estuvo presente en la manifestación. / Efe
  • El secretario autonómico de Podemos, Pablo Fernández, lamenta que la sanidad "sea constantemente socavada por las políticas neoliberales del Partido Popular". El procurador socialista Fernando Pablos exige "responsabilidades" y la "dimisión inmediata" de la gerente del hospital

La primera fila de la Marea Blanca, quinta que se convoca en los últimos dos años, estuvo acompañada de representantes de distintos partidos políticos, salvo el Partido Popular que no acudió pese a que la plataforma en Defensa de la Sanidad Pública había cuesado invitación tanto a la figura del alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco como al presidente de la Diputación y senador por la provincia, Javier Iglesias.

Sí asistió el secretario autonómico de Podemos en Castilla y León y portavoz de su grupo en las Cortes, Pablo Fernández, quien ha participado en la iniciativa porque "la sanidad no es un negocio" y para mostrar su oposición a que este pilar "no sea constantemente socabada por las políticas neoliberales del Partido Popular".

Por su parte, el procurador de IU y portavoz del Grupo Mixto en las Cortes, José Luis Sarrión, ha puesto de relieve durante la marcha el "éxito" de la iniciativa en defensa del Complejo Asistencial de Salamanca, que "se merece mucho más".

Para Sarrión, el servicio tiene "serios problemas" por los "recortes" que en él se están llevando a cabo, una situación que "afecta a la calidad de vida de los pacientes y a los trabajadores", de ahí que haya insistido en que sea "una prioridad" para la Administración.

Finalmente, el socialista salmantino Fernando Pablos, ha insistido en la "masiva" respuesta de los ciudadanos a esta 'marea', "una convocatoria importante" para que se cambien "decisiones importantes" que se han tomado en el complejo asistencial y que han afectado a las "decenas de miles de personas" que están en las listas de espera, a los "retrasos sin explicación" y al "deterioro" de un hospital que "era de primer nivel".

Por estos motivos, el procurador Fernando Pablos ha exigido "responsabilidades", que pasan por la "dimisión inmediata" de la gerente del Complejo Asistencial, Cristina Granados, y del equipo de dirección.