Más de 60.000 personas salen a la calle para dar su bienvenida a los Reyes Magos

    Los Reyes Magos de Oriente, Baltasar, Melchor y Gaspar, saludan desde el balcón del Ayuntamiento de Salamanca con la bella Plaza Mayor de fondo.
    Los Reyes Magos de Oriente, Baltasar, Melchor y Gaspar, saludan desde el balcón del Ayuntamiento de Salamanca con la bella Plaza Mayor de fondo. / Rubén Ramos
    • Melchor, Gaspar, Baltasar y el séquito real repartieron más de 4.000 kilos de caramelos

    Salamanca recibió anoche la grata visita de los Reyes Magos de Oriente. Según fuentes de la Policía Municipal, alrededor de 60.000 personas salieron a la calle para recibir la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar. Sus majestades recorrieron las calles de la ciudad antes de dejar los regalos de los que todos los niños disfrutan hoy. El recorrido de la cabalgata partió del parque de la Alamedilla, tal y como estaba previsto según dieron a conocer el miércoles fuentes municipales. El fuerte despliegue de seguridad se pudo notar, también la intensa afluencia de personas. Unos llegaron en coches, otros en autobuses, aunque, lo cierto es que la mejor opción fue la de quienes optaron por caminar para evitar los atascos y empujones. También una buena idea fue la de llegar pronto para coger un sitio en la parte delantera. Aunque en este sentido los más pequeños fueron los realmente privilegiados. Unos estaban en la partes delantera y tras las vallas de seguridad;otros, contemplaban la cabalgata desde los hombros de sus padres; y estaban participantes en la propia comitiva real. Pues si algo destacó en la elegante cabalgata formada por un tren Disney, ocho carrozas y tres tronos reales, fue la participación infantil Numerosos niños llenaban cada uno de los vehículos de fantasía que recorrieron las principales calles de la ciudad.

    También participaron, abriendo la comitiva, los 50 componentes de la Agrupación Musical La Expiración y aportando sus acordes navideños. Pusieron el acento musical que después mantendría con villancicos toda la cabalgata restante. ‘Ay del Chiquirritín’, ‘Campana sobre Campana’, o ‘Alegría’, fueron algunos de los villancicos populares que más se pudieron escuchar, algunos de los cuales en voces conocidas como la de Manolo Escobar. La ambientación musical fue una de las claves del recorrido. Otro de los ingredientes esenciales fue la fantasía, recreada en la presencia de personajes de cuentos clásicos infantiles como Bancanieves, La Bruja o el Príncipe.

    Tampoco se echó en falta el espectáculo, en este caso de manos de un grupo de animación formado por 26 actores, que interpretaron un gran espectáculo inspirado en el mar, denominado ‘Abusses’. En este caso, si cambió el fondo sonoro, ya que iba acompañado de ritmo de ‘Taikos’ y sonidos electro. La luz también fue clave en esta puesta en escena en la que participaron una medusa de la Vía Láctea, las ‘estrellas que brillan’, un caballito de mar majestuoso acompañado por zancudos. Además había varios peces que volaban por el cielo salmantino, uno de ellos de impresionantes dimensiones, que sorprendió a jóvenes y mayores.

    Lo caramelos no faltaron en el desfile, según fuentes municipales, se repartieron 4.000 kilos, que principalmente tiraban los integrantes de los tronos reales.

    Pero, si hay algo que marcó la esencia de la cabalgata de Reyes, es la presencia de sus majestades y el verdadero significado de esta tradición, por ello el encabezamiento de la comitiva es la ‘Estrella de Belén’, la que guiaba a la comitiva y la que mostró el camino a seguir para que los Reyes Magos llegaran hasta el niño Jesús, que nació en Navidad y que pudieran obsequiarle con oro incienso y mirra.

    Los Reyes Magos, cada uno de los cuales escoltado con sus respectivos pajes, volvieron a ser el punto de atención principal.