Sus majestades pasaron por Asecal

    Los niños llenaron el salón de Asecal durante el acto de entrega de regalos.
    Los niños llenaron el salón de Asecal durante el acto de entrega de regalos. / Rubén Ramos
    • Dejaron regalos a niños de las zonas de acción social de San Bernardo y Pizarrales

    Sus majestades, los Reyes Magos de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar, estuvieron ayer en la asociación Asecal. Pasaron por su local, situado en la calle Plateros del barrio Vidal. Niños de las zonas de acción social de San Bernardo y Pizarrales llenaron de ilusión el salón de esa asociación sin ánimo de lucro. En total, fueron 95, los menores con edades comprendidas entre los cero y los 14 años, cada uno de ellos recibió dos o tres regalos.

    Desde esta asociación, cuya acción es gestionada por educadores sociales, llevan trabajando todo el año en esta iniciativa, ya que es mucho el trabajo que tiene tras de sí, la preparación. En ese apoyo necesario a los Reyes Magos ha tenido un papel esencial una profesora comprometida con el reciclaje, el medio ambiente y la concienciación de sus alumnos, por ello, el año pasado participaron estudiantes del Instituto Martínez Uribarri, y este año del García Bernalt. Todos ellos aportando juguetes en buenas condiciones y reciclando otros en un taller que llevaba por nombre ‘hacer feliz a un niño no implica cabrear a nuestro planeta’.

    Los más jóvenes de esta dos zonas salmatinas, que abarcan ocho barrios, que son a los que llega la asociación Asecal con su labor, disfrutaron de esta actividad, que lleva quince años en marcha, y en la que han colaborado desde los centros educativos en tres ocasiones.

    El barrio se ha implicado en esta iniciativa con su aportación voluntaria, por lo que desde Asecal consideran que también se cumple el papel de la concienciación ciudadana, y del conocimiento acerca de la realidad que nos rodea, en que «hay familias en las que muchos niños no pueden recibir regalos», anota la educadora social Mercedes Iglesias Sánchez. De este modo, desde Asecal, vuelven a hacer realidad la igualdad entre los que pueden permitirse y los que no, en este caso permitiendo que los niños de familias con menos recursos también reciban la visita de los magos de Oriente.

    La evolución ha sido grande, pues comenzaron con diez familias y en la actualidad, trabajan con 45. Sus 95 niños, son los que recibieron los regalos de sus majestades de Oriente, a los que trasmitieron su gran alegría y entusiasmo por la visita real.

    Misión

    Asecal es una asociación sin ánimo lucro «referente en la atención a personas, prioritariamente con colectivos en situación de desventaja». Tal y como se puede leer en su página web, su misión es: «prevenir, asesorar y dar respuesta a los problemas derivados de la situación o riesgo de exclusión social y fomentar la dinamización y participación social en el territorio nacional, todo ello enmarcado dentro de un proceso de calidad y buenas prácticas».

    Entre los programas y servicios de esta asociación se encuentran los de educación de calle infantojuvenil y otras propuestas para jóvenes, menores y familias.

    El programa de educación de calle «Se trata de un programa en el que se aprovecha los espacios abiertos, es decir, la calle, como elemento socializador y educativo a través de la atención de educadores especializados». Mediante el mismo, «se realizan las siguientes tareas: análisis de la realidad, coordinación interinstitucional, atención individualizada, seguimiento de casos, presencia en la calle, animación».

    Por otro lado, promueven el voluntariado con menores enfocado al acompañamiento personal a jóvenes que están en el sistema de Protección a la infancia y residen en centros de protección.