El Norte de Castilla

El despliegue de la fibra óptica llegará en breve a Villamayor, Guijuelo y Peñaranda

    Instalación de un cable de fibra óptica en una ciudad.
    Instalación de un cable de fibra óptica en una ciudad. / Word
    • El 50% de la población salmantina tiene ya conexión de altas prestaciones gracias a una inversión de más 15 millones de Telefónica

    Salamanca, es la segunda provincia de Castilla y León con mayor población cubierta con fibra óptica hasta el hogar, con un 50,3% (más de 165.000 habitantes), por encima de la media regional que está en el 49% de la población. Así la empresa Telefónica ha facilitado conexión de Banda Ancha Ultra Rápida (300 megas simétricos) a 121.000 Unidades Inmobiliarias, o lo que es lo mismo, a 121.000 hogares y empresas de la provincia.

    La compañía ha invertido hasta el momento 15,2 millones de euros en llevar fibra óptica hasta el hogar a localidades como Cabrerizos, con un 97% de población con cobertura; Carbajosa de la Sagrada, con un 80% de población cubierta; Santa Marta de Tormes, con un 84% de población pasada y Villares de la Reina, con un 96%, además de Salamanca capital, donde el porcentaje de habitantes con cobertura FTTH es ya del 90%. A estas inversiones (las destinadas a la red) habría que sumar, además, las inversiones realizadas en instalación y en los equipos en la casa del cliente y el empleo generado (la mayoría temporal) tanto en la obra civil como en los trabajos técnicos de instalación o de transporte y también de postventa del servicio. Así el empleo que ha supuesto los trabajos sólo de despliegue en la provincia podría rondar los 180 empleos, además de los que hayan podido generarse por la mejora en la eficiencia de los servicios de las empresas o la atracción de inversiones que supone las mejoras tecnológicas.

    Más pueblos

    Su parte, está previsto que en breve comiencen los trabajos de despliegue en las localidades de Guijuelo, Peñaranda de Bracamonte y Villamayor, lo que supondrá una inversión aproximada de dos millones y medio de euros más. A medida que avance el año y dependiendo, entre otros parámetros, de las condiciones impuestas por el regulador –tendentes a obligar a Telefónica a abrir su red a terceros una vez realizada la inversión-, la situación de competencia de mercado y la obtención de permisos por parte de las administraciones se podrá planificar en despliegue en más localidades de la provincia para el segundo semestre de 2017.

    Telefónica ha cerrado 2016 con más de 850.000 Unidades Inmobiliarias pasadas (hogares y empresas) y una inversión acumulada sólo en fibra óptica de 120 millones (95 millones en red y 25 millones en instalación y equipos en casa del cliente). La compañía se propone avanzar en el despliegue de esta tecnología en la región llevando fibra óptica a las poblaciones de menos de mil habitantes en un plazo de cuatro años, reforzando la posición de España como el país más conectado de Europa con fibra óptica.

    Así en el primer semestre del año 2017 comenzará el despliegue en una veintena de municipios más, tratando de superar el 55 por ciento de cobertura poblacional. Valladolid, sexta provincia con más penetración de fibra óptica de España, encabeza el despliegue en Castilla y León, seguida de cerca por Salamanca, León y Palencia, donde los planes de despliegue de la empresa y la obtención de permisos y licencias por parte de la administración han avanzado de una manera más rápida. De hecho, en la actualidad, casi cinco de cada diez castellanos y leoneses (un 49 por ciento) tienen posibilidad de acceso a la fibra óptica de Telefónica y el 70 por ciento de los clientes de Telefónica con cobertura FTTH ya han contratado el servicio de fibra.

    «Este liderazgo se debe en buena medida al esfuerzo de Telefónica, que ha sentado las bases de la digitalización en España, cubriendo el país con la mejor red de ultra Banda Ancha y ofreciendo servicios digitales a ciudadanos, empresas y Administraciones públicas», asegura el director general de Telefónica en el Territorio Centro, Adrián García Nevado. Así, 2016 «será el primer año que se cierre con un número mayor de clientes de fibra que de cobre en el mercado residencial».