El Norte de Castilla

José María Durán Blanco, profesor de instituto y psicólogo sanitario y educativo.JORGE HOLGUERA
José María Durán Blanco, profesor de instituto y psicólogo sanitario y educativo.JORGE HOLGUERA

«El desgaste profesional del docente influye en su vida personal y familiar»

  • José María Durán Blanco: Psicólogo sanitario y educativo

  • Los sindicatos USO, ANPE y CSI-F apoyan tanto las intervenciones colectivas como individuales que ofrece este profesional

La depresión, estrés, ansiedad o la falta de autoestima son algunas de las consecuencias a las que se enfrentan profesores y maestros. Este colectivo, y sobre todo el grupo de docentes dedicados a la enseñanza de alumnos en niveles de educación secundaria, atraviesa por situaciones que pueden derivar en un malestar personal que repercute en el ámbito laboral pero también en el familiar y otros.

Para dar solución a estos problemas y otros, el psicólogo sanitario, educativo y profesor José María Durán ha desarrollado un sistema que «es pionero en la provincia y la región y quizá en toda España», según relata. No es de extrañar que Salamanca sea cuna de importantes iniciativas educativas, en este caso encaminadas a ofrecer prestaciones a maestros y profesores por la abundancia de centros educativos con los que cuenta la ciudad.

José María Durán, además de ser psicólogo es profesor de instituto, algo que le dota de experiencia y conocimiento, en primera persona, de las problemáticas que cada día se encuentran los profesores. Este profesional sabe muy bien que «el profesor se enfrenta a una presión psicológica muy grande», algo que puede originar problemas como los previamente mencionados y que «influyen en su vida personal, social y laboral», tal y como explica este especialista en la materia.

José María Durán, en su papel profesional como profesor y psicólogo se topó con una demanda, que también le plantearon desde los sindicatos que están en contacto directo con profesionales de la educación y son conocedores de sus preocupaciones.

Lo que le animó a Durán a centrarse en esta iniciativa fue su perfil como profesor, que le confiere el conocimiento de estas cuestiones en primera persona, porque se trata de «un desgaste profesional que solo puede entender el que está dentro», además de su papel como psicólogo sanitario y educativo.

En su desempeño laboral, «el profesor se enfrenta a momentos de mucha tensión, desde la preparación de las clases, su impartición, corrección de exámenes y actividades, burocracia y otra serie de trámites, así como el trato general con los alumnos, los compañeros y los padres», manifiesta. El estado originado por esta intensidad de actividades «influye en la vida profesional, familiar, social y te tiene des estabilizado», razona. Todo le hizo situarse en la base del problema que, dice, «es una situación estresante que genera un desequilibrio y condiciona toda la vida». Por este motivo Durán planteó dos vías de ataque: la prevención y la actuación posterior, en el caso en que la problemática ya esté operativa.

Una de las principales misiones es «dar al profesor herramientas para minimizar ese estrés que tiene».

Estrategias

Las estrategias que utiliza Durán se vertebran en dos líneas: profesional y personal. En aras de fortalecer la vertiente profesional, se centra en: «la mejora de la autoridad y el liderazgo;el manejo de una indisciplina en el aula; el manejo de programas y técnicas de modificación de conducta; la mejora de la metodología didáctica para el control de las conductas; el manejo de dinámica de grupos para realizar clases eficaces; el manejo de habilidades en las relaciones con los alumnos;la gestión de situaciones con padres;y la mejora de las relaciones con los compañeros de trabajo».

En la vertiente personal la actuación de este profesional pretende preparar al profesor para: «afrontar el agotamiento profesional;cuidados físicos y mentales; desarrollo de la inteligencia emocional; competencias profesionales y autoestima;gestión de las dificultades familiares propias; y afrontar el estrés, ansiedad y la depresión». El objetivo principal es llegar a «crear un estilo de vida saludable para el profesor y para quienes le rodean», explica Durán.

Para ayudar al docente a llegar a este autocontrol positivo, contemplan dos tipos de asesoramiento y actuación. El medio preventivo ideal es el colectivo, al que ya se ha acogido el sindicato Unión Sindical Obrera, USO. Consiste en un curso denominado: ‘Cómo resolver eficazmente las situaciones cotidianas del profesor’ , tal y como se puede leer en su página web: www.atencionpsicologicaprofesor.com. Para alcanzar la misión perseguida con esta dinámica, un primer trabajo es «analizar y autoevaluar las situaciones profesionales que generan inestabilidad emocional en el profesor», para, en segundo lugar, «organizar un plan de actuación temporizado para mejora la acción y la estabilidad emocional del profesorado», explica.

Cuando el profesor en cuestión ya está sumergido en una problemática, José María Durán recomienda lo que denomina «actuación individual». Dependiendo de la gravedad, puede quedarse en: «asesoramiento docente», en los casos más leves; «psicoterapia», en situaciones un poco más acentuadas;y «’Neurofeedback’, en situaciones de mayor complejidad». Esta última intervención, en caso de ser necesaria, es realizada por el neuropsicólogo clínico Rubén Pérez Elvira.

Problemas

Los profesores se encuentran con muchas situaciones difíciles en su ámbito de trabajo, que va desde la simple preparación de sus materias en casa, pasando por el trabajo en el aula con los alumnos, las reuniones con los compañeros profesores e incluso los encuentros con los padres. Según relata José María Durán, «el profesor es consciente de quién le puede dar problemas, en qué situación, cuándo y de qué manera». En este sentido, considera que para poder llevar la situación es esencial manejar estas cuestiones y «saber cómo gestionarlo». Cuando no se dominan estas circunstancias es cuando llegan los problemas, algo de lo que en opinión de este profesional, el profesor también es consciente, pues «cuándo se queda bloqueado no es capaz de dominar la situación, algo que le puede acarrear problemas» que de no solventarse pueden derivar en graves consecuencias.