El Norte de Castilla

El balcón del Tres Culturas se conservará.
El balcón del Tres Culturas se conservará. / MANUEL LAYA

Conservar el Tres Culturas costará a las arcas municipales 100.000 euros

  • Esta cantidad tendrá que repercutirse en los propietarios, mientras sigue la batalla judicial y burocrática por la declaración de ruina

La Comisión de Fomento y Patrimonio del Ayuntamiento de Salamanca aprobó ayer el proyecto básico de actuaciones en el edificio de la Rúa Mayor, número 17, paso previo al proyecto de ejecución y al comienzo de las obras de consolidación de este inmueble. Trabajos que realizará el Consistorio pero que se repercutirán en la empresa propietaria de la mayor parte del edificio, Palco 3.

En total, los gastos de elaboración de proyectos ascienden, hasta la fecha, a unos 24.000 euros, según fuentes de la oposición. Un dinero que, al parecer, ya se está pasando a Palco 3 para que se haga cargo del mismo. En total, las obras de consolidación y conservación del edificio se acercarán a los 100.000 euros, ya que a los 67.000 en los que se ha fijado la ejecución material se unirán los porcentajes de beneficio industrial (6%), gastos generales (13%) e IVA (21%).

La intención es mantener la estructura y elementos del conocido inmueble, llamado de las Tres Culturas, incluido su balcón. Al parecer, y según afirmó ayer en la Comisión el concejal Carlos García Carbayo, se ha incoado además un expediente sancionador hacia la empresa Palco 3 por falta leve.

Cabe recordar que el Ayuntamiento de Salamanca desestimó el pasado 22 de agosto la declaración de ruina del inmueble solicitada por la empresa propietaria. No cumplidas sus expectativas con esta respuesta del Consistorio, la empresa intentó que la ruina se declarara por silencio administrativo municipal, al asegurar que había expirado el plazo de comunicación sin que se les diera cuenta de la decisión del Ayuntamiento. Una pretensión que fue desestimada por el Servicio Jurídico del Área de Urbanismo y Vivienda.

Recurso

No obstante, hay que recordar también que la empresa recurrió ante la jurisdicción contencioso-administrativa el escrito de 22 de agosto por el que el Consistorio denegaba la declaración de ruina del inmueble. Un nuevo intento para que sean los tribunales quienes declaren en ruina el inmueble, tras la sentencia del pasado mes de agosto en la que se desestimaba la resolución del contrato de arrendamiento del negocio situado en el bajo del edificio, al considerar los jueces que no existía esa situación de ruina que manifestaba la propiedad. Precisamente aquel fallo se basó en el informe elaborado por la Inspección Técnica de Construcciones que ahora ha derivado en la próxima ejecución de obras de conservación por parte del Ayuntamiento.