Los hombres, junto al tamborilero, que ayer participaron en el petitorio de Sequeros.
Los hombres, junto al tamborilero, que ayer participaron en el petitorio de Sequeros. / M.J. GUTIÉRREZ

Los hombres recaudan 1.000 euros en el petitorio

  • Esta cantidad se sumará a la obtenida en el Día de Reyes por los jóvenes y después se entregará a la parroquia para sufragar distintos gastos a lo largo del año

Con mayor o con menor participación, las tradiciones se conservan en la Sierra de Francia y prueba de ello es la celebración, en la jornada de ayer, como siempre en ‘Navidad chica’ del petitorio de Sequeros protagonizado por los hombres. En esta ocasión, quizás con una menor participación que en ediciones anteriores pero no por ello sin el entusiasmo que cada año ponen hombres y mujeres de este pueblo serrano.

A las doce del mediodía se citaron los hombres bajo la torre del reloj para dar inicio a esta tradición, acompañados por el alcalde, Mauricio Angulo, como máxima autoridad, quien fue el encargado de llevar la vara y encabezar la larga fila que se forma para ir pidiendo por las calles del municipio, en un acto que estuvo amenizado por el tamborilero local Manuel Roda.

Mientras tanto, las mujeres esperaban a las puertas de sus viviendas a que llegara la larga fila de hombres formada, en el día de ayer, por más de una veintena de varones, cada uno de los cuales fue recibiendo una moneda de cada mujer, que daba al último de la fila -que portaba el saco de terciopelo rojo- todas las monedas que le sobraban.

Este ritual se fue realizando por todas las calles del pueblo y una vez recorridas, todos los hombres se dirigieron al local de la tercera edad, donde cada uno de ellos fue contando las monedas conseguidas y echándolas al saco de terciopelo, que en la mañana de ayer acabó con un total de 1.000 euros, tras ser redondeada por uno de los participantes la cifra alcanzada moneda a moneda, algo que lleva realizando los últimos años.

Como curiosidad, contar que el saco con todas las monedas tenía un peso de 9,605 kilogramos.

Hay que señalar, además, que el dinero recaudado en la jornada de ayer por los hombres en Sequeros se sumará a la cuantía que recauden los jóvenes en el petitorio del Día de Reyes, el próximo día 6, cuando se vuelva a repetir esta tradición, pero en esa ocasión los protagonistas serán los jóvenes, que recorrerán las calles de Sequeros a lomos de caballos, como es costumbre en ese día.

Todo el dinero recaudado en ambas jornadas se entregará posteriormente a la parroquia, para sufragar los distintos gastos que hay a lo largo del año.