Reciben el alta todos los heridos por la explosión en el barrio Vidal

Los servicios de Emergencias trasladan a una mujer en camilla.
Los servicios de Emergencias trasladan a una mujer en camilla. / Laya
  • El hombre de 91 años trasladado a la Unidad de Quemados del hospital Río Hortega de Valladolid continúa con pronóstico reservado

Los ocho heridos por la deflagración en la explosión del edificio de la calle Príncipe han sido ya dados de alta del Complejo Asistencial donde ingresaron en la tarde de este miércoles. El noveno de los heridos, un hombre de 91 años, fue trasladado a la Unidad de Quemados del Río Hortega de Valladolid, donde se le trata por unas quemaduras que afectan a más del 20 por ciento de su cuerpo. Su pronóstico es reservado.

Los últimos afectados por la explosión, dos menores que sufrieron un traumatismo cranoencefálico, permanecieron unas horas más en observación pero también han sido dados de alta.

En el lugar de la explosión, Emergencias Sanitarias-Sacyl tuvo que atender a los nueve heridos. Los daños también han afectado al resto del inmueble, que se encuentra en estado "crítico", según explicaron los técnicos que se han acercaron a la calle Príncipe, y los efectos también se han notado en los alrededores, pues los cascotes y cristales han llegado incluso a salir propulsados hasta unos 70 metros de distancia, lo que ha provocado daños en coches aparcados en la zona y la rotura también de persianas en el bloque de viviendas de enfrente.

Los vecinos del edificio, que no han podido acceder de nuevo y que así lo han querido, han sido trasladados hasta el albergue municipal 'Lazarillo de Tormes', tal y como ha explicó el concejal del Ayuntamiento de Salamanca Fernando Rodríguez.

Los técnicos municipales sigue todavía inspeccionando el edificio de la calle Príncipe, para evaluar los daños. En el inmueble están también trabajando miembros de la Policía Científica para la investigación del incidente. La zona continuará acordonada los próximos días hasta que las condiciones de seguridad permitan la movilidad en la misma.

Una vez que hayan concluido estos trabajos, miembros del Cuerpo de Bomberos organizarán con las familias desalojadas la recuperación, en la medida de lo posible, de enseres personales y documentación, siempre que una vez realizada la inspección sea posible la entrada de los bomberos al inmueble.

Por otra parte, los Servicios Sociales del Ayuntamiento están en contacto con las familias desalojadas para evaluar su situación y atender sus necesidades, tanto de alojamiento como de cualquier otro tipo que les puedan surgir.