El Norte de Castilla

El mal estado de unas bombonas de gas pudo causar la explosión de la calle Príncipe

La vivienda en al que se produjo la explosión quedó completamente destrozada y decenas de cascotes cayeron al suelo. / MANUEL LAYA
  • Entre los nueve heridos afectados por la onda expansiva hay dos, un hombre de 91 años y una mujer de 81

Nueve personas resultaron heridas ayer en una explosión de gas en una vivienda en Salamanca que provocó importantes daños en el edificio. El suceso se produjo minutos antes de las 17:13 horas, cuando más de 30 llamadas al Servicio de Emergencias 112 informaron de una explosión de gas en una vivienda situada en el número 1 de la calle Príncipe, esquina con la plaza del barrio Vidal, en Salamanca capital. Según indicaban los alertantes, se había producido una fuerte explosión en la vivienda de un edificio, aunque no podían precisar si había personas afectadas.

Más información

  • Fotos La zona de la explosión el día después

  • Nueve personas heridas en una explosión de gas en el calle Príncipe

La explosión, que ocasionó una gran onda expansiva que pudo sentirse en numerosos edificios del entorno, generando gran alarma entre los vecinos, fue seguida de un incendio. Mientras las llamas salían por las ventas de la vivienda, que da a la calle Príncipe y a la plaza del barrio Vidal, decenas de vecinos se arremolinaban ante el edificio para observar al escena y de paso ayudar a alguno de los heridos, ya que la explosión hizo que numerosos cascotes, algunos de más de un metro, saltaran a la calle, afectando, además de a algunas personas, a varios coches aparcados en la zona.

El 112 avisó a la Policía Local, Cuerpo Nacional de Policía, Bomberos, Gas Natural y, de forma preventiva, a Emergencias Sanitarias-Sacyl, que desplazó tres ambulancias soporte vital básico, una UVI móvil y un equipo médico de primaria.

Balance de heridos

En el lugar, Emergencias Sanitarias-Sacyl atendió a nueve personas. En concreto, se encontraron con un hombre de 91 años herido grave que tras ser trasladado en UVI al Clínico, fue llevado después a la Unidad de Quemados del Río Hortega de Valladolid, donde será tratado por unas quemaduras que afectan a más del 20 por ciento de su cuerpo; un menor de unos 6 años, intoxicado por el humo y trasladado también al Clínico, otro menor de unos 7 años, intoxicado por el humo y trasladado a la misma instalación sanitaria; un hombre de 30 años, J.M.H., intoxicado por humo y trasladado en ambulancia soporte vital básico al hospital Virgen de la Vega; una mujer con quemaduras trasladada al Clínico; otra mujer de unos 80 años, M.S.R., evacuada al Virgen de la Vega, otro varón que también fue trasladado al Clínico; una mujer de 79 años, A.G.S., que fue evacuada al Virgen de la Vega; y finalmente a un hombre de 51 años, J.C.S., trasladado en ambulancia soporte vital básico al edificio Virgen de la Vega.

Hasta el lugar se desplazaron tres dotaciones de Bomberos que comprobaron que la explosión afectó a varias viviendas y el edificio se encuentra bastante dañado, por lo que estudiaban su apuntalamiento, y se procedió al acordonamiento de toda la zona. Los daños también han afectado a una veintena de coches que se encontraban aparcados en los alrededores del edificio.

Hasta el lugar de la explosión también acudió el concejal de Hacienda, Régimen Interior y Protección Ciudadana, Fernando Rodríguez, quien, que, en declaraciones a los periodistas, confirmó que el origen de la explosión había estado en una vivienda de la segunda planta del edificio.

En ella había cuatro bombonas de gas, dos de las cuales tenían fugas que son las que, al parecer, produjeron la explosión que ha afectado seriamente al edificio, explicó el edil. Ayer por la noche los bomberos seguían evaluando los daños para intentar saber si alguno de los vecinos necesitaba alojamiento para que el Ayuntamiento pudiese facilitárselo o podrían volver a sus domicilios, al que finalmente se desestimó. Algunos de los vecinos tuvieron que ser evacuados en grúa por los Bomberos desde la parte superior del edificio.

Testimonios

Por su parte, uno de los residentes en la zona, visiblemente preocupado, relató a Efe que estando en su domicilio escuchó un «golpe grande» y comprobó cómo su vivienda se movía ligeramente.

Tras constatar que en su casa no se había producido ningún desperfecto se asomó a la ventana y vio cómo una nube de polvo había cubierto la zona y que había muchos cascotes por el suelo, así como desperfectos en un inmueble.

Según algunos testigos, la explosión produjo un tremendo estruendo que pudo escucharse en todo el barrio. La vivienda afectada ha quedado prácticamente destruida, con parte de sus muros y ventanas caídos. Incluso viviendas situadas en frente han sufrido el impacto de cascotes, sufriendo rotura de cristales.

Algunos testigos relataron a los periodistas que había sonado como una bomba y que algunas personas que circulaban por la calle se habían tirado al suelo.

En un primer momento, dado los daños que presentaba el edificio y el fuego que se ocasionó en un principio, muchos de los que se acercaron a ver que pasaban temieron que se hubiese producido algún fallecido, pero al confirmarse que solo había un herido grave, al parecer una de las personas que vivía en la vivienda siniestrada, tal y como apuntó el concejal de Hacienda, Régimen Interior y Protección Ciudadana, la situación comenzó a tranquilizarse entre los vecinos.

Desde el primer momento y pese a que los servicios técnicos seguían estudiando el estado del inmueble, el Ayuntamiento anunció que realojaría y prestaría toda la ayuda que sea necesaria a las familias afectadas por la explosión de gas.

Según algunas fuentes, la primera revisión apunta a daños irreversibles, aunque habrá que realizar una inspección exhaustiva para determinar el futuro del edificio. Por su parte, el edificio de enfrente en la calle del Príncipe sólo presenta daños por los cascotes en su fachada.

Dos familias realojadas

Finalmente, Ayuntamiento de Salamanca tuvo que realojar en el albergue Lazarillo de Tormes a dos familias afectadas por la explosión de gas. Las otras ocho familias afectadas no han necesitado la ayuda ofrecida por el Ayuntamiento al trasladarse a casas de sus familiares o amigos.

La zona continuará acordonada los próximos días hasta que las condiciones de seguridad permitan la movilidad en la misma. Han sido diez viviendas de un mismo bloque las afectadas por la explosión que tuvo lugar alrededor de las cinco de la tarde de ayer.

El Ayuntamiento de Salamanca estudiará la situación del inmueble para tomar la decisión más adecuada en función de su estado.