El Norte de Castilla

Un momento del homenaje realizado a los mayores, en el centro con sus placas conmemorativas.
Un momento del homenaje realizado a los mayores, en el centro con sus placas conmemorativas. / JORGE HOLGUERA

Homenaje a los más mayores de Palaciosrubios en el día de San Andrés

  • Sagrario Lozano y Antonio López recibieron la placa como reconocimiento por parte de la asociación

Palaciosrubios se vistió ayer de gala para honrar a San Andrés, patrón de la parroquia, titular de la gran iglesia de la localidad y de la asociación de mayores, que por tal motivo celebró su fiesta en dicha jornada. Las actividades organizadas comenzaron con una misa celebrada por Lauren Sevillano, párroco de Palaciosrubios, y José Luis Moyano, párroco del barrio de Tejares e hijo de la localidad.

La celebración eucarística en la iglesia, tildada por su párroco de «catedral», se vio enriquecida por el monumento que la acogía y por las voces de las mujeres del coro, que acompañadas de panderetas cantaron la Misa Castellana para alegrar una ceremonia que no se vio paralizada por el frío ni por el viento que sí se hizo presente posteriormente durante la procesión.

El sacerdote Lauren Sevillano aprovechó el día de San Andrés para extraer algunas de la virtudes que, dijo, le caracterizaban al santo: «la inquietud, la disponibilidad y el seguimiento». Alentó a los asistentes a motivar a sus jóvenes a que no sean conformistas y busquen la mejora de la sociedad pensando en la voluntad divina; invitó a las gentes de Palaciosrubios a dar rienda suelta a la disponibilidad gratuita, esa que tanto falta hoy en asociaciones, sindicatos, parroquias y otras entidades que se mueven gracias al trabajo desinteresado de las personas; finalmente invitó a los feligreses a seguir a Jesucristo, pues dijo «el cristiano no es el bueno ni el malo, sino el que sigue el camino del Señor». Precisamente esa última propuesta de San Andrés, la de seguir a Dios, según el sacerdote, se asienta en tres patas: «la oración, que es hablar con Dios»; la celebración de la eucaristía, «porque el pan y el vino es el alimento del cristiano»; y el compromiso cristiano, «para hacer creíble nuestra fe», dijo Lauren Sevillano.

Hubo procesión con la talla de San Andrés, que fue guiada por la calle que bordea la iglesia, por Blas Conde, presidente de la asociación de mayores y por José María Coria, alcalde del municipio. Una vez concluida la parte religiosa se dio paso a un convite que la Asociación de Mayores San Andrés de Palaciosrubios ofreció en el moderno salón de la localidad, en cuyo interior se produjo la entrega de placas a dos de los socios mayores: Sagrario Lozano y Antonio López. Posteriormente los beleguinos disfrutaron de un banquete en el restaurante Las Cabañas de Peñaranda de Bracamonte.

La asociación de mayores, con alrededor de 70 miembros, es la agrupación más grande de esta localidad. Durante el año organizan diferentes actividades, si bien destaca la función de su sede, lo que antiguamente se conocía como el hogar del jubilado, donde varios hombres y mujeres acuden de vez en cuando a echar la partida.

Se trata de una asociación, que en la era del individualismo y la crisis rural, no sufre menos que otras las consecuencias de ambos fenómenos pero que sigue dando de sí las ventajas de estos movimientos vecinales. Ayer se pudo ver una muestra de las bondades que ofrecen las agrupaciones de ciudadanos, entre ellas destacar el encuentro, el diálogo y la puesta en común de cuestiones malas, que a unos preocupan, y buenas, que a otros ayudan a seguir adelante. Quizá la más comentada fuera la falta de quintos este año, en una jornada tradicionalmente reservada a ellos en Palaciosrubios.