El Norte de Castilla

Concepción de Arribas, en su comparecencia ante los medios, ayer.
Concepción de Arribas, en su comparecencia ante los medios, ayer. / ELENA GÓMEZ

La edil de Doñinos: "Asumo que me echen del partido, pero no voto ilegalidades"

  • Concepción de Arribas se da de baja en el PP pero no entrga su acta de concejal

La concejala de Doñinos de Salamanca, Concepción de Arribas, que hasta el lunes era portavoz del PP en dicho Consistorio, ha presentado su baja como militante del partido en la jornada de ayer.

Así lo anunció en una comparecencia ante la prensa en la que quiso dar explicaciones sobre su postura en el Ayuntamiento –cuyo voto en contra, junto al del PSOE, ha bloqueado la aprobación de los presupuestos por segundo año consecutivo, además de las ordenanzas y algunos pagos pendientes– y sobre cómo ha vivido ella toda esta situación y las muchas críticas que le han llegado desde la directiva provincial de su propio partido y desde el equipo de Gobierno de Doñinos, con Ciudadanos a la cabeza, a los que dio la alcaldía con su apoyo y el de su compañero, Luis Sánchez.

«Apoyé a Ciudadanos porque el pueblo pedía cambios y entré al trapo», aseguraba la edil, explicando el inicio de esta historia que, actualmente, tiene al Ayuntamiento bloqueado.«No conocía a Manuel, pero no me pareció una mala persona, ni me lo parece», señalaba en referencia al alcalde, añadiendo, en relación a la decisión del primer edil de quitarle las delegaciones que le dio en un principio, que «no me siento traicionada por él, pero no hemos dialogado».

Cuando, según De Arribas, sí hubo diálogo fue tras las elecciones y antes de la investidura. La edil señala que se celebraron varias reuniones y que al principio no les querían dar delegaciones a los populares«pero yo quería trabajar». Finalmente, se consiguieron dichas delegaciones y ella pidió la dedicación parcial algo que, asegura, le concedieron. «Nos reunimos en mi casa y me dijeron que tendría media dedicación, mi fallo fue no pedirlo por escrito», continua la concejala popular, quien justifica su exigencia de la dedicación asegurando que «mi idea era trabajar y por eso pedí las concejalías de Bienestar Social y Empleo, pero claro, tengo otro trabajo y familia, y necesitaría a alguien que me ayudara en casa para no fallar en mi labor».

Una de las delegaciones que tenía a su cargo hasta que fue destituida era el Banco de Alimentos de la localidad, una tarea que, «por motivos personales me vi obligada a desatender y avisé para que alguien pudiera hacerlo, ya que en principio iban a ser tres semanas». «Me dijeron por teléfono que no había problema, pero lo siguiente que supe fue que me quitaban las delegaciones», asegura la edil, quien señala que este hecho es un«castigo» por esa falta provocada por una situación personal.

Sin noticias del partido

Concepción de Arribas insiste en defender su postura contraria a los presupuestos al asegurar que «no son legales» y que los informes de secretaría-intervención «son vinculantes y desfavorables». Por eso, señala, no podía votar a favor de los mismos, así como tampoco de la RPT, por incluir un contrato relacionado con el área de Cultura «que está firmado por decreto de Alcaldía, que incumple la ley de presupuestos de 2016 y que además el alcalde lo firma fuera del Ayuntamiento, en una gestoría».

«Asumo que me echen del partido, pero no voto ilegalidades, porque mi partido no me va a defender ante un juez», sentenciaba la concejala quien asegura que «no me siento respetada por Ciudadanos y está visto que en mi partido tampoco me tienen estima» y lamenta «el linchamiento» al que le han sometido ambas partes a través de los medios de comunicación, asegurando que no ha habido comunicación directa con ella. «Me voy enterando por la prensa de lo que dice mi partido» señala, asegurando que el comunicado emitido por el PP el día antes del pleno en el que le pedían que apoyara los presupuestos «lo recibí el mismo día del pleno por la mañana», mientras que el resto de comunicaciones, según señala, ni siquiera le han llegado oficialmente, incluyendo aquella en la que le abrían un expediente y su cese como portavoz.

«No me han recibido, ni me han contestado las llamadas ni los whatsapps», asegura De Arribas, quien señala que tampoco se le ha llegado a contestar nunca a una petición por escrito presentada el 22 de noviembre en el partido, en la que les solicitaba un informe jurídico por escrito sobre la situación política del municipio que sirviera de asesoramiento en la toma de decisiones. A la vez, pedía que el partido exigiera al otro edil que respetara la disciplina de voto. Un compañero de grupo que se ha posicionado a favor de C’s y del que De Arribas lamenta el distanciamiento:«no estoy dolida con él, pero sí preocupada porque creo que le han superado las circunstancias».

Todos estos motivos son los que le han llevado, según anunció por la mañana, a presentar su baja del partido en la tarde de ayer, aunque mantendrá su acta de concejal, a partir de ahora como no adscrita, ya que quiere «seguir trabajando por los vecinos». «Estamos dando una imagen horrorosa de este Ayuntamiento y no se lo merecen, les pido disculpas aunque yo he intentado que no sea así», sentenció.