El Norte de Castilla

La colaboración ciudadana permite detener a un ladrón en pleno centro

  • Un testigo persiguió en su moto al atracador en plena huída y le interceptó en la calle Corral de Villaverde

La colaboración ciudadana sigue resultando fundamental, no solo para esclarecer determinados sucesos sino para resolver casos como el ocurrido en las últimas horas a plena luz del día y detener a un atracador minutos después de robar a una empleada de tienda.

Fueron finalmente los agentes de la Policía Nacional los que detuvoern a un hombre de 24 años como autor de un delito de hurto, tras apoderarse de una bolsa de plástico en la que una empleada de un negocio de hostelería llevaba la recaudación de los últimos días a una entidad bancaria en pleno centro de la capital. El presunto autor de los hechos aprovechó ese traslado de la Plaza de España, donde se encuentra el local, hasta la oficina financiera, en la avenida Mirat, para hacerse con un botín de 9.464 euros.

En concreto, los agentes fueron requeridos sobre las 11:20 horas en la avenida de Mirat, donde, según las llamadas telefónicas recibidas, una mujer había sido víctima de un atraco. Una vez en el lugar de los hechos, conocieron por manifestaciones de la víctima que, cuando se dirigía a una entidad bancaria de la avenida de Mirat para efectuar el ingreso de la recaudación de caja del viernes, sábado y domingo en tres sobres separados en una bolsa con el anagrama del negocio, se le acercó por detrás un varón que le agarró la bolsa.

Además, para hacerse con el dinero,hirió a la víctima con una navaja de grandes dimensiones y huyó con la bolsa hacia la calle Dimas Madariaga, a lo que ella respondió saliendo en su persecución y pidiendo auxilio.

Entonces, varios testigos efectuaron llamadas de emergencia y uno de ellos le manifestó que el autor había tirado la bolsa en una papelera que está frente a la puerta de la Inspección de Trabajo, por lo que la Policía acudió hasta ese lugar, donde el servicio de seguridad de la institución le entregó la bolsa que había recogido, con los tres sobres y con todo el dinero robado intacto.

Mientras esto sucedía, otros testigos, que habían visto huir al autor de los hechos, le siguieron y uno de ellos, que circulaba en una motocicleta le dio alcance en la calle Corral de Villaverde, momento en el que el atracador arrojó al suelo un gorro, una braga y una navaja de 15 centímetros de hoja, poco antes de que hicieran acto de presencia los agentes y procedieran a su detención.

Una vez más la colaboración ciudadana resultaba decisiva para detener a un delincuente minutos después de cometer un robo.