El Norte de Castilla

José Luis Puerto rescata 160 romances de la tradición oral en la Sierra de Francia

El escritor José Luis Puerto.
El escritor José Luis Puerto. / Word
  • Entre los romances presentes en el libro se encuentran algunos referidos a las tareas de labriegos, a las labores de lavado a mano junto al río o a los juegos de niños, además de otros religiosos, de memoria, festivos, folclóricos o de ocio

El escritor José Luis Puerto ha indagado durante 40 años en los romances y cantares de la tradición oral de la Sierra de Francia, un trabajo que ahora se recoge en una sola publicación de más de 400 páginas de la Diputación de Salamanca.

Esta obra, titulada 'Romances y cantares narrativos de tradición oral en la Sierra de Francia', ofrece 160 tipos diferentes y algunos con hasta 30 versiones distintas, ha explicado su autor durante la presentación en el Palacio La Salina de Salamanca.

Junto al diputado provincial de Cultura, Julián Barrera, y el director del Instituto de las Identidades de Salamanca, Juan Francisco Blanco, Puerto ha repasado algunos de estos "tesoros" que, gracias al trabajo desempeñado, no se perderán con el paso del tiempo.

Entre los romances presentes en el libro -a la venta al precio de 14 euros y con una tirada inicial de 500 ejemplares- se encuentran algunos referidos a las tareas de labriegos, a las labores de lavado a mano junto al río o a los juegos de niños, además de otros religiosos, de memoria, festivos, folclóricos o de ocio, entre otros.

José Luis Puerto ha reconocido que es una obra realizada de manera "pormenorizada" y durante "casi 40 años" que permite contar con documentos recogidos en 34 pueblos diferentes, en el 98 por ciento de los casos de la Sierra de Francia, y con la participación de 164 informantes identificados más otros anónimos.

El diputado de Cultura ha señalado que esta publicación es "otro granito de arena" para "rescatar una parte de la memoria colectiva de todos los salmantinos", gracias a "un trabajo intenso y de calado" de su autor.

Por su parte, el director del Instituto de las Identidades ha insistido en que esta aportación tiene un valor "incalculable" por haber necesitado "muchísimos años de trabajo y un empeño tremendo por recuperar esa tradición".