El Norte de Castilla

El Ayuntamiento gastará 500.000 euros en la nueva estación de autobuses de la Junta

Dependencias interiores de la estación de autobuses de la capital salmantina, donde se ubican las taquillas para la venta de billetes al público.
Dependencias interiores de la estación de autobuses de la capital salmantina, donde se ubican las taquillas para la venta de billetes al público. / MANUEL LAYA
  • PSOE, C’S y Ganemos se muestran perplejos por la decisión del PP y piden que Fomento sufrague las obras en su totalidad

El Ayuntamiento se tendrá que gastar 500.000 euros de sus encogidas arcas para contribuir económicamente a las obras de reforma de la deteriorada estación de autobuses de la capital salmantina. El Consistorio asumirá este elevado desembolso, por decisión expresa del grupo municipal de gobierno del Partido Popular, pese a que la terminal de comunicaciones terrestres no es propiedad suya y su titularidad corresponde exclusivamente a la Junta de Castilla y León.

Precisamente, el futuro convenio de colaboración que rubricarán el Ayuntamiento y la Consejería de Fomento para acometer la remodelación de la anquilosada infraestructura de transportes centró ayer los debates de la reunión que, con carácter extraordinario, celebró la Comisión de Fomento y Patrimonio del Consistorio. La sesión, en la que se presentó el anteproyecto de arreglo y mejora de la estación de autobuses auspiciado por la Consejería de Fomento, se vio salpicada por las sensaciones de perplejidad que exteriorizaron los concejales de la oposición, quienes expresaron su sorpresa por el hecho de que el Ayuntamiento tenga que aportar ahora 500.000 euros para remodelar la estación cuando, en realidad, su único propietario es la Junta de Castilla y León. El medio millón de euros se desglosará en dos anualidades, dado que los primeros 250.000 euros serán abonados el próximo año y los 250.000 euros restantes serán aportados en el año 2018.

El concejal de Ganemos, Gabriel Risco, señaló al término del encuentro que «nos parece muy llamativo que sea el Ayuntamiento el que haga una subvención de fondos públicos municipales a la Junta de Castilla y León para llevar a cabo una obra en una instalación que es de la Comunidad Autónoma». Risco se mostró especialmente crítico y escéptico por la estrategia adoptada por el equipo que lidera el alcalde Alfonso Fernández Mañueco, al cuestionar si la única alternativa que aporta el PP para este proyecto consiste en «aportar ciegamente» 500.00 euros a las arcas de la Consejería de Fomento, «dejando pasar una muy buena oportunidad de intervenir urbanísticamente». El Ayuntamiento y la Junta de Castilla y León firmarán en los próximos días el convenio que permitirá el comienzo de las obras para remodelar la desfasada estación.

En parecidos términos se expresó el portavoz municipal del PSOE, José Luis Mateos, quien consideró que la opción por la que se ha decantado el PP –entregar 500.000 euros a la Junta– «no nos parece la más adecuada». Por si fuera poco, este proyecto, que constituye una persistente reivindicación de la ciudad, «llega tarde». Si bien los socialistas mostraron, durante la Comisión de Fomento y Patrimonio, su conformidad con acometer por fin la remodelación de la vieja estación, prefirieron abstenerse en al votación por discrepar de la fórmula elegida por el grupo de gobierno. También se abstuvo el grupo municipal de Ciudadanos, mientras que Ganemos votó en contra, por lo que el PP se quedo solo en el momento de la decisiva votación.

El grupo municipal de Ciudadanos también se mostró sorprendido por la aportación adicional que deberá afrontar el Consistorio para hacer posible la reforma de la estación. «Nos hemos abstenido, porque no nos parece bien que el Ayuntamiento tenga que cofinanciar una reforma que no es su competencia, ya que la estación de autobuses es de titularidad de la Junta de Castilla y León y es a ella a quien le compete financiar estas obras», indicó el portavoz municipal de la formación naranja, Alejandro González Bueno. El edil de Ciudadanos argumentó sus tesis al trazar un paralelismo con los trabajos de construcción del nuevo hospital. «Es lo mismo que si la Junta le pidiera dinero al Ayuntamiento para financiar las obras del nuevo hospital, cuando el hospital es una competencia de la Junta», sentenció González Bueno.

Los ediles naranjas escogieron ayer la senda de la abstención «como una llamada de atención por un convenio que no nos gusta», aunque en el pleno municipal de este jueves tienen intención de apoyarlo, por estimar que se trata de una infraestructura fundamental para la ciudad. Contra todo pronóstico, el pleno no se celebrará el primer viernes del mes, como viene siendo habitual, al alegar el alcalde que este próximo viernes no podría presidirlo al encontrarse fuera de Salamanca.

Precisamente, Mañueco confirmó ayer que en los próximos días firmará el convenio con la Consejería de Fomento. Recalcó que este trámite se va a realizar «ya» y, una vez se consume, se iniciarán las obras complementarias antes de acabar el año, tal y como ya avanzó el consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez Quiñones, en su última visita a Salamanca. El regidor municipal expresó su deseo de que las obras se desarrollen durante 2017 y que la nueva estación sea una realidad plena en 2018, justo cuando Salamanca conmemorará el octavo centenario de la fundación de su Universidad.

El alcalde puntualizó que, en un primer momento, se apostó por un proyecto de rehabilitación a cargo de un operador externo que llevase a cabo un proyecto comercial vinculado a la estación, lo que estuvo «bloqueado» y lo que finalmente fue «desechado» por no contar con ningún interesado en sufragar esa inversión. Mañueco explicó que la rehabilitación de «la puerta de entrada de millones de turistas» será llevada a cabo gracias a una intervención conjunta de la Administración autonómica, el Consistorio y los operadores que actualmente trabajan en sus instalaciones.

El coste final de la reforma superará los cuatro millones de euros y, de ellos, 3,5 serán costeados por la Junta, incluyendo en dicho montante los 500.000 euros con los que contribuirán las empresas concesionarias de las instalaciones.