El Norte de Castilla

La Gran Recogida concluye con previsiones de alcanzar los 225.000 kilos de alimentos de 2015

    Los voluntarios recogen los alimentos donados por los clientes que acuden a los supermercados.
    Los voluntarios recogen los alimentos donados por los clientes que acuden a los supermercados. / Manuel Laya
    • Los voluntarios se muestran satisfechos por la solidaria respuesta de los salmantinos en los 92 establecimientos que se sumaron a la campaña

    Impresiones muy buenas y halagüeñas. Éstas eran las sensaciones que se respiraban en la noche de ayer entre los cerca de 700 voluntarios que, a lo largo de dos días y de forma totalmente desinteresada y desprendida, han hecho posible la Gran Recogida de Alimentos 2016 en 92 establecimientos repartidos por la capital y por otros municipios de la provincia salmantina. En el caso de la capital, participaron 72 supermercados y los restantes correspondieron a Béjar, Ciudad Rodrigo, Guijuelo, Alba de Tormes, Peñaranda de Bracamonte, Santa Marta de Tormes, Villamayor de la Armuña y la comarca de El Rebollar, en concreto las localidades de Martiago y El Sahugo.

    Aunque al cierre de esta edición no había datos oficiales sobre el número total de productos recaudados fruto de la solidaridad y el compromiso de la sociedad salmantina, todo apunta a que se alcanzarán e incluso podrían superarse los 225.000 kilos de alimentos que se consiguieron en la campaña del año pasado. Si finalmente este hito se logra conquistar, el éxito de la iniciativa auspiciada por los voluntarios del Banco de Alimentos habrá sido rotundo y pleno.

    Las estampas que se contemplaron ayer en los supermercados e hipermercados hicieron visibles los profundos anhelos de la ciudadanía de ayudar a las familias más necesitadas y a las capas de la población más vulnerables. Hubo casos de personas que llegaron a entregar un carro entero lleno de alimentos a los voluntarios. En otros casos, las personas deseosas de ayudar pedían que un voluntario les acompañase en el momento de acceder al interior del supermercado, con el fin de que este último pudiera adquirir y comprar la mayor cantidad de alimentos con el dinero donado.

    Las personas que han participado como voluntarios a lo largo de las dos intensas jornadas solidarias lo hicieron a título particular, pero también a través de diversas agrupaciones, entidades y colectivos. Por ejemplo, las cofradías y las hermandades de la Semana Santa también organizaron sus propios grupos de voluntarios. De igual modo, también intervinieron miembros de la comunidad universitaria, los bomberos, personal de Correos, entidades bancarias, empresas y ayuntamientos, entre otros.

    Productos

    Los responsables del Banco de Alimentos incidieron durante la presentación de esta campaña en que los productos más demandados por las personas más necesitadas son la leche, el aceite, las conservas y las legumbres en botes. Pero también hacen falta productos infantiles, en especial leche de continuación para los bebés, así como pañales. También se hizo hincapié, a la hora de aportar alimentos por parte de los salmantinos, en la importancia de los productos típicos navideños con el fin de poder montar cestas para las próxima fiestas que se aproximan en el calendario.

    En lo que llevamos de año, el Banco de Alimentos de Salamanca ya ha entregado 2.700.000 kilos de productos a las personas que viven en condiciones precarias.