El Norte de Castilla

La Feria de la Miel de Aldeatejada inicia su VII edición con buen sabor

    fotogalería

    Dimas Canete muestra el proceso de elaboración de la miel a los visitantes, entre los que se encuentran autoridades locales y provinciales. / E. G.

    • La primera jornada de esta cita estuvo animada en cuanto al número de visitantes y a las ventas que se caracterizan por la calidad de su materia prima

    El frontón de Aldeatejada abrió ayer sus puertas para recibir a los visitantes que, un año más, y ya van siete, se acercaron hasta la localidad para disfrutar de la Feria de la Miel, una cita ineludible dentro del sector apícola que ha reunido a medio centenar de profesionales.

    «Cada vez es más grande, pero no podemos albergar más de los 50 expositores que tenemos porque el recinto es el que es», explicaba Herminio Velasco, alcalde de Aldeatejada instantes antes de cortar la cinta inaugural arropado por un buen número de representantes de la Diputación de Salamanca y de otros municipios de la zona que le acompañaron en la apertura de la feria ayer al mediodía.

    «El día va a ser muy fructífero y va a ser una gran feria», continuaba el primer edil y, las primeras sensaciones, apuntaban a que no se iba a equivocar, ya que a los poco minutos de inaugurar ya se podía ver un buen número de personas paseando por los distintos estands y, lo más importante, haciendo algunas compras.

    Unos estands en los que este año no ha faltado en ninguno la miel o algún otro producto o servicio relacionado con la apicultura, buena muestra de la apuesta por la profesionalización que ha hecho el Ayuntamiento en la edición de este año. «Vamos más que nada a miel, a los profesionales de la miel, a pequeños y grandes apicultores y a que sea miel de calidad, ya que tenemos apicultores de Salamanca, Guadalajara, Extremadura, Valencia o incluso Portugal, todos profesionales», sentenciaba el alcalde.

    Por su parte, el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, que encabezaba la comitiva institucional que acompañó a Velasco, quiso «felicitar a la corporación por esta excelente iniciativa que pone de manifiesto el interés y el apoyo de las corporaciones municipales en la defensa del sector primario y, en este caso, de los productores de miel».

    Iglesias aprovechó la ocasión para insistir en el apoyo que desde La Salina se le da a este tipo de ferias agroalimentarias que se celebran por toda la provincia y a las que en 2017 destinarán 130.00 euros del presupuesto provincial como muestra del «compromiso de la Diputación con los municipios que dan valor al mundo del campo y visualizan el sector primario».

    Un apicultor muestra cómo se reoge la miel.

    Un apicultor muestra cómo se reoge la miel. / E. G.

    Además, el presidente provincial recordó que la miel no es un producto secundario en la provincia de Salamanca, puesto que «hay más de 350 productores profesionales que poseen más de 270.000 colmenas», lo que convierte a Salamanca en «la provincia, con diferencia, de Castilla y León que más miel y polen produce y en una de las provincias más importantes de España productora de miel y la primera de todo el país en producción de polen».

    Así pues, el sector es un gran impulso económico en la provincia y colabora en la creación de puestos económicos pero, además, tal y como destacó el presidente, «también es un sector estratégico desde el punto de vista medioambiental, por la función polinizadora de las abejas».

    Gran oferta

    Puede parecer que hacer una feria en torno a un producto tan específico como es la miel puede limitar un poco la oferta que se encuentra en sus diferentes estands, pero no hace falta más que poner un pie en la feria de Aldeatejada para darse cuenta del error que esta idea conlleva.

    Y es que además de los productos destinados a los apicultores profesionales –como las colmenas que también se pueden encontrar en esta feria–, los que se paseen hoy por sus pasillos en el segundo día de esta cita podrán encontrarse una gran variedad de productos agroalimentarios que, en ocasiones, sorprenderán. Dulces, garrapiñadas y licores que usan la miel como materia prima y el maridaje con otros productos como quesos o embutidos que harán las delicias de todos. Ya todo ello hay que sumar otras aplicaciones no gastronómicas de este producto, que puede servir para elaborar cremas y cosméticos para el cuidado personal.

    Y eso por no hablar de la gran variedad de mieles en sí mismas que se pueden encontrar en la feria, cada una de las cuales es, además de una posible preferencia para los distintos tipos de paladares, un remedio curativo para cada caso tal y como explicaba ayer a los visitantes Dimas Canete, productor de miel de Valero que es un infaltable en esta cita, en la que cada año hace numerosas demostraciones del corte de la miel y explica a todos los visitantes todo el proceso que hay que seguir en su elaboración y cómo distinguir una miel buena y de alta calidad de otras mieles que, además de mezcladas de varios países, pasan por una serie de procesos que le restan cualidades.

    «La miel de tomillo va muy bien con los frutos secos, la de encina se consume mucho con leche, para los catarros; y la de eucalipto es maravillosa para el pulmón, el asma y también los catarros», explicaba este apicultor, quien bromeaba añadiendo que, la de castaño, «no sabemos ni para qué es, ya que los alemanes no nos lo han dicho y, además de que se produce poco, la compran toda antes de que se coja». Otras mieles como la de girasol, la colza o la milflores (que es cuando no tiene la graduación suficiente de un tipo para ser denominada como tal, pero sigue teniendo gran calidad) son algunos de los otros productos que pueden encontrarse.

    «Esto es miel pura de la colmena al consumidor» explicaba también Canete a sus visitantes a los que pedía «que no compren cualquier miel, que se fijen un poquito, que se diferencia». En este sentido recomendó evitar «las mieles sueltas, que son como aceite», insistiendo en que una miel de calidad «es tensa y se cristaliza con el paso de unos días, excepto la de la encina que aguanta unos meses bien, eso es una señal de que es buena y si pasa eso hay que deshacerla al baño María, nunca al microondas ya que las mieles calentadas a esas temperaturas se estropean».

    Personas como Dimas Canete, que habla con pasión de su trabajo, son las que conforman esta feria en la que cualquiera se puede informar sobre este sector y asegurarse de que, además de apoyar a los apicultores, se llevan un gran producto. Hoy lo podrán hacer de 12:00 a 14:30 horas y de 17:00 a 20:30 horas.