El Norte de Castilla

Miguel Ángel Criado, presidente de Pyfano.
Miguel Ángel Criado, presidente de Pyfano. / WORD

«Nos gustaría llevar la ayuda de Pyfano a otras provincias»

  • Miguel Ángel Vicente / Presidente de Pyfano, La gala anual de esta asociación, gracias al apoyo de empresas colaboradoras y de la ciudadanía, es un impulso para seguir trabajando

Este domingo el Palacio de Congresos y Exposiciones acoge la VI Gala Benéfica a favor de la asociación de padres, familiares y amigos de niños oncológicos, Pyfano. Se trata del evento del año de Pyfano, dado que es el que organiza esta asociación. La Fundación General de la Universidad de Salamanca a través de Empresas Amigas también participa como organizadora de esta iniciativa. Un papel fundamental en el impulso de esta iniciativa lo tiene Miguel Ángel Vicente Criado, actual presidente de Pyfano.

– ¿Qué novedades tiene la gala?

– Repetimos espectáculo con el grupo Armadanza. Es un espectáculo de música infantil pero para toda la familia, donde hacen que el público sea partícipe del mismo. Hacen a la gente levantarse de sus asientos, cantar y bailar. El año pasado estuvo muy divertido por eso repetimos. Tiene una duración de unos 45 minutos. Posteriormente se sorteará un jamón, embutidos, miel o un helicóptero teledirigido y habrá muchas sorpresas más.

– ¿Cuántas empresas colaboran?

– Este año colaboran con esta gala más de 40 empresas, lo que nos hace sentir protegidos, es una inyección de apoyo moral y de ánimos. Pretendemos fomentar la acción social que cada empresa tiene y la iniciativa tuvo bastante aceptación. Esta gala hace que nos animemos en estas fechas tan cercanas la Navidad, en que las personas son más solidarias. Esperamos que vuelva a acudir mucho público a esta gala.

– ¿Qué diferencia hay entre esta gala y otros eventos que se organizan al año a favor de Pyfano ?

– Al cabo del año hacemos muchas actividades organizadas por otras empresas o el Ayuntamiento. Esta gala es un evento que organizamos nosotros, junto con la Fundación General Universidad de Salamanca y Empresas Amigas, pero al fin y al cabo es un evento que organizamos nosotros mismos. Lo hacemos con mucho mimo y nos hace sentir ánimos para seguir trabajando en nuestros programas.

– ¿En qué momento se encuentra Pyfano?

– En una situación donde tenemos cada vez nuevos casos, hay más diagnósticos. Se registran una media de entre 25 y 30 casos nuevos de niños con cáncer al año que son de Salamanca y otras provincias. Los de fuera se trasladan debido a que el nuestro, es hospital de referencia en trasplantes. Nos encontramos muy contentos porque podemos dar servicio a todas estas familias, ayudándoles en lo que necesiten. Estamos muy orgullosos del trabajo que realizamos, pero a la vez nos sentimos tristes porque no deja de haber casos nuevos cada año. Tenemos más diagnósticos y hay que trabajar. Lo hacemos con el corazón, con el fin de mejorar la calidad de vida de adolescentes y familias.

– ¿Cómo se sienten al realizar esta labor tan necesaria para los familiares y niños oncológicos?

– Como personas nos sentimos muy orgullosos de nuestra labor. Como asociación nos vemos cada vez más aceptados, nos gustaría expandirnos a otras provincias, pero es tarea compleja. No tenemos tiempo, pero si estamos abiertos a que familias de otras provincias se unan a Pyfano y puedan trabajar desde sus ciudades con el objetivo de extender allí nuestra labor.

– ¿Cuántas personas forman la familia de Pyfano?

– La Junta Directiva está compuesta por seis miembros. Contamos con tres trabajadoras, que son una psicóloga, una trabajadora social y una pedagoga. Ellas son el alma y motor de Pyfano, las profesionales, las que dedican más tiempo a la labor de nuestra asociación. Nosotros estamos para dirigir, pero ellas son las que ponen el trabajo más duro. Luego contamos con una red de 50 voluntarios, la mayoría de ellos son estudiantes. Desarrollan una función muy importante desde acompañamiento en el hospital al niño, mientras sus padres se toman un respiro, incluso acompañan al niño enfermo en su domicilio. En actos como la gala también están ahí para echarnos una mano. Son personas que se merecen todo y que la vida nos dan para que Pyfano pueda seguir creciendo. Sin ellos sería muy complicado llevar a cabo tantas actividades y trabajo.

– ¿Cuántos socios son y cuántos niños están atendiendo en estos momentos?

– Somos alrededor de 270. La mayoría son personas que tienen muy cerca al enfermo, son familiares, amigos o vecinos. El ser socio, económicamente no es muy caro, son tres euros al mes como mínimo. Cuando hacemos campañas de captación de socios tenemos claro que preferimos tener más socios, aunque sean de la cuota mínima. En nuestros programa atendemos a 169 familias en diferentes ámbitos.

– ¿Qué necesidades tienen?

– A nivel logístico tenemos una necesidad que no es la más urgente, la casa de acogida, que es donde acogemos a las familias que vienen de fuera. Está compartida con nuestra oficina, que está situada en el salón de la vivienda. El resto de la vivienda la ocupan las familias. Es una necesidad no urgente porque prevalece otra, que es atender a las familias. Queremos separar la oficina de la casa. Buscar un local, a poder ser de planta baja, en el que ubicar la sede. Así alojaríamos más cómodamente a las familias en la vivienda. La necesidad diaria es atender a las familias. A cada una se la presenta una necesidad concreta para la que buscamos solución.

– ¿A qué destinarán los donativos recaudados?

– Por ejemplo contamos con ayuda de prótesis, sillas de ruedas, muletas,.. para prestar a la familia y evitarles mayores gastos. Con estos fondos se van cubriendo todas las necesidades que van surgiendo. Pretendemos que las familias estén bien atendidas pero sin gastar por gastar. Además hemos ido aportando recursos a la tercera planta del hospital y seguiremos haciéndolo para que la calidad de vida y el día a día de los chavales sea mejor.