El Norte de Castilla

El Banco de Alimentos pide sobre todo leche y aceite para La Gran Recogida

  • Se podrán entregar alimentos en seis establecimientos más que en la campaña del año pasado

La Gran Recogida del año del Banco de Alimentos de Salamanca ya está en marcha. Un año más, esta iniciativa encaminada a evitar que en ningún hogar falten los alimentos más básicos, ha despertado la solidaridad salmantina. Este año colaboran en esta campaña 90 supermercados y grandes superficies comerciales de la provincia de Salamanca, incluyendo la capital. El número de establecimientos participantes es superior al registrado en la última Gran Recogida, la de 2015, en que participaron 84 superficies comerciales.

La Gran Recogida cuenta con establecimientos colaboradores en Salamanca ciudad, en Béjar, Ciudad Rodrigo, Guijuelo, Alba de Tormes, Peñaranda de Bracamonte, Santa Marta de Tormes, Villamayor de Armuña, Comarca de El Rebollar (Martiago y El Sahugo).

Los productos que preferentemente solicita el Banco de Alimentos, en atención a las necesidades detectadas entre las personas a las que ayudan, son: aceite, arroz, azúcar, pasta, legumbres secas y cocidas, leche, galletas, productos infantiles (comida, leche de continuación y pañales), latas de conserva y productos navideños.

Se estima que estos días se movilizarán un total de 700 personas voluntarias para conseguir llenar en dos días las dos naves con las que cuenta la entidad en Mercasalamanca. El apoyo en este sentido también ha aumentado, pues en la pasada campaña se contó con la participación de 650 personas en Salamanca y provincia.

Este año ha bajado el número de beneficiarios, de 14.000 a 10.000, no obstante se quiere aumentar el número de kilos recogidos, que el año pasado fueron 225.000, con el fin de conseguir que nadie sufra necesidades en esta provincia y otras. Cabe destacar que los Bancos de Alimentos de España son solidarios entre sí, lo que quiere decir que en primer lugar los alimentos se destinan a las familias de la provincia propia, pero cuando hay sobrante de algún producto en concreto se comparte con otra provincia precaria. Lo mismo sucede en el sentido inverso, es decir, cuando Salamanca precisa de algún producto que sobra en otra.