El Norte de Castilla

Un momento de la reunión de los representantes del Grupo Coimbra en el Colegio Fonseca.
Un momento de la reunión de los representantes del Grupo Coimbra en el Colegio Fonseca. / MANUEL LAYA

Las universidades admiten que no están preparadas para los cambios del mercado laboral

  • El Grupo Coimbra ve un desfase entre el número de doctorandos que se forman en las aulas y las plazas académicas a las que pueden acceder

Representantes de las oficinas de empleo de las universidades de Salamanca, Barcelona y Granada (España), Pavía y Padua (Italia), Poitiers (Francia), Groninga (Países Bajos), Aarhus (Dinamarca) Wüzburg (Alemania), Iaşi (Rumanía), Cracovia (Polonia) y Turku (Finlandia) participan desde ayer en la reunión del área de trabajo del Grupo Coimbra, encuentro que encabeza la vicerrectora de Atención al Estudiante y Extensión Universitaria de la Usal, Cristina Pita. Los asistentes al encuentro reflexionaron sobre las opciones laborales que se pueden aportar a los alumnos que han finalizado un curso de doctorado.

Cristina Pita señaló que en toda Europa «está aumentando el número de doctores, pero no están aumentado los puestos en el mundo académico para estos doctores, ni en universidades ni en institutos de investigación». La vicerrectora consideró que una de las causas de esta problemática es la severa tasa de reposición de las plantillas universitarias, de manera que ha seguido incrementándose el número de doctorandos mientras las plazas disponibles para ellos han permanecido invariables, generándose un auténtico tapón a la hora de acceder a la vía laboral. De hecho, durante el pasado curso se leyeron 2.000 tesis doctorales en la Usal.

Además del particular calvario que soportan los doctorandos, los responsables universitarios del área de empleo del Grupo Coimbra reflexionaron sobre los desajustes entre la oferta universitaria y las necesidades planteadas por el mercado laboral. En este sentido, Cristina Pita derrochó sinceridad cuando reconoció que «las universidades no estamos preparadas para los cambios que se están produciendo en el mercado laboral», dado que «están apareciendo nuevos puestos de trabajo y nuevos yacimientos de empleo» que no tienen correspondencia con el perfil ofertado por las diferentes carreras universitarias. Pita prosiguió sus reflexiones confesando que los puestos de empleo para «los que estamos formando a nuestros estudiantes van a desaparecer pronto y necesitamos cambiar tan rápido como cambia el mundo». Por si fuera poco, «la actual normativa nos hace ser poco flexibles y no estamos preparados para ello». Pita reconoció que le preocupa que «no sepamos formar a nuestros estudiantes para el futuro».

Respecto a la inserción laboral de los estudiantes, Cristina Pita matizó que en cada país se viven realidades muy diferentes. Por ejemplo, Finlandia y Holanda, que se encuentran representadas en las sesiones de trabajo, se caracterizan por tener unas tasas de paro muchísimo más bajas en comparación con el encogido mercado laboral español. Todo ello tiene una influencia directa sobre las salidas profesionales de los universitarios cuando finalizan sus grados y doctorados.

Pita profundizó sobre las diferencias que se detectan entre los titulados de Letras y los de Ciencias a la hora de lograr su inserción en el complejo mercado laboral. «En la Universidad de Salamanca llevamos varios años trabajando en el emprendimiento social y cultural de los alumnos de Artes y Humanidades», apuntó la vicerrectora, quien dejó claro que la senda del emprendimiento no es una vía exclusiva de las carreras de Ciencias, dado que también la pueden practican los alumnos de Letras.

Desde 1987

El Grupo Coimbra, constituido en el año 1987, es una asociación que agrupa en sus filas a las universidades europeas más antiguas y a 38 estudios de 23 países europeos. Su principal cometido consiste en la creación de vínculos académicos y culturales especiales para promover la internacionalización, la colaboración académica, la excelencia en el aprendizaje y en la investigación, así como el servicio a la sociedad. También se pretende influir en la política educativa europea para desarrollar buenas prácticas, a través del mutuo intercambio de experiencias.

El grupo de empleo, que proseguirá hoy con sus actividades y sus debates en el Colegio Arzobispo Fonseca, surge ante la necesidad de acometer un profundo debate sobre la adecuada preparación de los graduados ante una sociedad y un mercado laboral en constante evolución.