El Norte de Castilla

Enrique Saiz, director general de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, abrió las ponencias de la primera jornada.
Enrique Saiz, director general de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, abrió las ponencias de la primera jornada. / ELENA GÓMEZ

Las Jornadas de Patrimonio de la Sierra concluirán con un manual de buenas prácticas

  • El objetivo es que tanto los vecinos como los profesionales de la construcción tengan herramientas para rehabilitar los edificios

Más de medio centenar de personas –entre representantes de ayuntamientos de la Sierra de Francia, de la Diputación y de la Junta; y constructores, rehabilitadores y arquitectos– se reunieron ayer en el Ayuntamiento de Villanueva del Conde para asistir a la primera de las dos Jornadas de Patrimonio de la Sierra de Francia. Se trata de una iniciativa promovida por la administración provincial y regional junto a los ayuntamientos de Villanueva del Conde y San Martín del Castañar (donde se celebrará una nueva sesión, el próximo lunes 28).

El objetivo de estas dos jornadas es «no solo recopilar y poner en valor lo que da de sí la arquitectura popular, sino también contribuir a conseguir fórmulas que hagan que los vecinos y los industriales y constructores de estos conjuntos históricos puedan compatibilizarlo, combinando la adecuada rentabilidad y habitabilidad de las viviendas con esa protección de los conjuntos históricos que es un recurso en alza», tal y como señaló el director general de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, Enrique Saiz, quien se encargó de inaugurar estas jornadas.

Para lograr este objetivo, Saiz aseguró que la intención es que este doble encuentro acabe con la elaboración de «manuales prácticos para cada zona, con buenas prácticas que den unas fórmulas más fáciles y adecuadas para que a la hora de tramitar los permisos o hacer los planes especiales sea una tarea amable y consensuada entre todos».

Y es que, todos los organizadores –entre los que además de Saiz destacan el alcalde de Villanueva del Conde y diputado de Turismo y Patrimonio, Javier García; el alcalde de San Martín del Castañar, AlfonsoCalvo; y el jefe del Servicio Territorial de Cultura, Adolfo Domínguez–, coincidían en señalar la importancia de preservar el patrimonio de los pueblos (especialmente de los seis Conjuntos Históricos que hay en la Sierra, tras la incorporación de Villanueva del Conde el 11 de febrero de este año) y concienciar a los vecinos de las posibilidades que la rehabilitación ofrece pero, a la vez, dándoles las herramientas y las facilidades para que este proceso no sea perjudicial para ellos, sino todo lo contrario, fomentando su implicación en el cuidado del patrimonio.

«El desarrollo y la protección del patrimonio se ayudan entre sí, pero hay que poner fórmulas que lo hagan viable», resumía Enrique Saiz, quien aseguraba que el patrimonio «es un valor en alza pero tiene que ser mucho más compartido por los ciudadanos, no solo por las administraciones. Hay que hacer que los vecinos sepan que tienen un recurso en su propia casa».

Por su parte, Javier García quiso destacar la colaboración de varias administraciones «por mantener y preservar el patrimonio» y puso de relevancia el hecho de que también se defienda el de otros municipios que, pese a no tener la declaración de Conjunto Histórico, «tienen unos valores patrimoniales que son un fuerte potencial».

Además, el alcalde de Villanueva y diputado de Turismo, señaló que aunque ya se va notando en cuanto a turistas se refiere la declaración de la localidad como Conjunto Histórico, esto se hará aún más palpable en unos años «ya que normalmente las catalogaciones vienen de la mano de un desarrollo económico, empresarial y turístico del municipio, como pasó en San Martín del Castañar».

Precisamente el alcalde de este pueblo, Alfonso Calvo, recordó, en referencia a estas jornadas que también pasarán por su pueblo, que «cuando hablamos de arquitectura tradicional hablamos de los valores y recursos que encierra la comarca de la Sierra y es un potencial de desarrollo que tenemos que proteger y preservar, porque es uno de los recursos que tenemos».

«En estas jornadas tratamos de sensibilizar a las personas que habitamos en la zona y a los que tienen que desarrollar esos trabajos», continuaba Calvo, quien destacó la importancia que tendrán los manuales técnicos que se quieren elaborar tras estas dos citas para los profesionales de la construcción que se encargan de las rehabilitaciones.