El Norte de Castilla

Una veintena de voluntarios limpian de residuos la Isla del Soto de Santa Marta

Algunos de los participantes en la jornada de voluntariado medioambiental posan junto a las autoridades locales.
Algunos de los participantes en la jornada de voluntariado medioambiental posan junto a las autoridades locales. / ELENA GÓMEZ
  • La actividad, del programa Voluntatormes de Fundación Tormes y la Diputación, reunió a personas llegadas desde varias provincias

La jornada amaneció con un tiempo totalmente desapacible, con una bajada de temperaturas y unas nubes que amenazaban tormenta, descargando de vez en cuando algunos chaparrones de lluvia. Sin embargo, ni eso, ni los problemas técnicos relacionados con el transporte que tuvieron que sufrir, evitaron que casi una veintena de voluntarios se acercaran ayer a la Isla del Soto de Santa Marta de Tormes para llevar a cabo una jornada de limpieza de este lugar, preservando así su entorno y calidad medioambiental.

Esta actividad, llamada Voluntasoto, está enmarcada dentro del programa de voluntariado Voluntatormes, que promueve la FundaciónTormes EB (con sede en Almenara de Tormes) y la Diputación de Salamanca, desarrollándose en varios municipios del margen del río Tormes tanto en la zona de Salamanca con en la de Ledesma.

Tal y como explicaba ayer, minutos antes de empezar la actividad, la técnico de la Fundación Tormes, Marina Martín, Voluntatormes «reúne cada fin de semana a unas veinte personas de todas las edades, desde niños hasta personas mayores. No hay edad ni ningún tipo de límite, tampoco es necesario que tengan alguna formación específica, solo que tengan ganas de colaborar para cuidar el medio ambiente».

En la jornada de ayer, la gran mayoría de voluntarios eran jóvenes llegados desde muchas provincias de Castilla y León así como también de Cáceres y desde Madrid, demostrando así que la juventud también está dispuesta a dedicar su tiempo de ocio para cuidar algo que debería ser una cosa de todos. Y es que entre los trabajos que suelen realizarse están las tareas de reforestación para conservar el medio, el seguimiento de fauna con la colocación y revisión de cajas nidos y comederos –especialmente para pájaros–, la mejora de «rincones perdidos» de algunos pueblos y la limpieza y recogida de residuos en ciertas zonas, como se hizo ayer.

«Vamos a hacer una retirada de residuos sólidos de los márgenes del río y de toda la Isla en general», explicaba ayer Martín, añadiendo que «es una acción que hay que hacer constantemente porque la gente no está del todo concienciada».

En este punto coincidió también la edil de Medio Ambiente de Santa Marta de Tormes, Marta Labrador, quien señalaba que «nos ofrecieron hacer esta actividad y la aceptamos de buen grado porque necesitamos concienciar a los ciudadanos de Santa Marta que la Isla hay que preservarla, hay que cuidarla... y sí estamos teniendo algunas quejas en ese sentido de ciudadanos que ya están disfrutando de este espacio en el que se está desarrollando un proyecto para ponerlo en valor y que todos la disfruten, así que tenemos que colaborar para preservar este lugar en buenas condiciones».

Además, la edil recordó como las relaciones entre el Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes y la Fundación Tormes son muy estrechas y no solo se basan en esta actividad. «Estamos trabajando conjuntamente con la Fundación y tenemos un contrato por el que nos están desarrollando todo el proyecto educativo del centro de interpretación así como también la musealización del mismo», explicaba Labrador, quien añadió que «también nos asesoran en muchos aspectos de lo que están siendo las actuaciones en la Isla, ya que confiamos en ellos por su experiencia, profesionalidad y conocimiento del medio ambiente».

En este sentido, Marina Martín definió la relación entre las dos entidades como «ya consolidada», recordando que esta actividad está incluida «en el plan que tiene el Ayuntamiento para la mejora de la Isla del Soto, aunque ya hemos hecho otras actividades del programa de voluntariado otras veces aquí». Un programa de voluntariado que terminará su calendario de este año el próximo fin de semana, en una nueva actividad que tendrá lugar en Juzbado, donde también tienen una estrecha relación con el Ayuntamiento.

Por otra parte, el concejal de Educación de Santa Marta de Tormes, Francisco Miguel García –que junto a Marta Labrador se acercaron a dar la bienvenida a los participantes de la actividad– aseguró que «el programa educativo con la Isla del Soto va a incorporarse a varios centros de Salamanca y del Alfoz», por lo que se espera que todo el proyecto que se desarrolle en este lugar –donde se está preparando un centro de interpretación– beneficie no solo a los santamartinos sino también a otros escolares de la provincia.

«La intención es que se impliquen los centros educativos en la conservación de este espacio», señalaba García, haciendo especial hincapié en los centros educativos de Santa Marta de Tormes a los que pidió que «aprovechen este entorno natural para que el aula se pueda hacer al aire libre, es un sitio excepcional».