El Norte de Castilla

El Hospital ve reconocido su plan docente con el premio a la mejor formación MIR

Vista parcial del hospital de Salamanca, una de las mejores fábricas de médicos del país.
Vista parcial del hospital de Salamanca, una de las mejores fábricas de médicos del país. / Word
  • El complejo se encuentra entre los 20 hospitales españoles con más residentes y destaca la calidad de áreas como Hematología, Oncología o Cardiología

Evidentemente, el buen médico no nace, sino que se hace. Es decir, es una profesión tan absolutamente especializada las buenas condiciones personales solo son un paso para garantizar un buen futuro, que nunca llegará si no se adquieren los conocimientos y la formación adecuados. Desde esta perspectiva, podría decirse que el Hospital Clínico de Salamanca acaba de ser reconocido como la mejor fábrica de médicos del país. Ha sido con la concesión del premio Best in Class (BIC) en la categoría del mejor Servicio de Formación MIR. Un espaldarazo a una apuesta iniciada años atrás por recuperar la capacidad de atracción de los mejores estudiantes después de algunas convocatorias con resultados decepcionantes.

Aunque los premios, al igual que los rankings, nunca son verdades absolutas, lo cierto es que el hospital salmantino decidió apostar abiertamente por ser uno de los grandes centros de formación de especialistas en España. La responsable de poner en marcha esta maquinaria formativa es la doctora Lourdes Vázquez, presidenta de la Comisión Docente del Clínico y jefa de estudios del plan de formación de internos residentes. La doctora Vázquez destaca que este premio BIC, al igual que otros indicadores destacados, suponen reconocer «la buena marcha y el éxito de nuestro plan de calidad docente instaurado hace unos años de acuerdo con la Gerencia Regional de Salud y que hemos ido desarrollando poco a poco de manera muy meticulosa».

Esa es la clave para la responsable de la docencia intrahospitalaria, «hemos sido capaces de contar con la implicación y colaboración entusiasta de los responsables de los distintos servicios y hemos sido también desde el propio Clínico de Salamanca muy exigentes para que ese plan de calidad docente haya llegado a estar completamente implantado en beneficio de los médicos que se forman aquí».

El Clínico salmantino lleva décadas formando a los MIR, pero ha sido con la puesta en marcha de la Comisión de Docencia cuando ha conseguido un importante despegue a la hora de garantizar de manera uniforme la calidad de la formación que reciben los estudiantes con independencia de las unidades en las que se encuentren.

«Tenemos en estos momentos 38 especialidades acreditadas, lo que supone que somos uno de los centros más importantes del país en este sentido», explica Lourdes Vázquez, que señala que «los parámetros de calidad que se registran en convocatorias como los premios BIC demuestran que en todos los servicios se cumplen estos requisitos, lo que ha permitido que es este galardón se nos haya reconocido como el mejor centro en formación de residentes».

La jefa de estudios concreta que una de las claves es que «se ha trabajado por garantizar que las actividades formativas de los residentes se integran perfectamente con la actividad asistencial del hospital», formación que además «se compagina con una actividad investigadora que permite a nuestros MIR ya realizar publicaciones nacionales o internacionales desde esta etapa de su carrera, lo que es muy importante, y también se busca dar facilidades para que junto con la residencia puedan desarrollar su tesis», explica.

Por otra parte, una de las apuestas del programa docente para los MIR del hospital salmantino es que a lo largo de la estancia de los residentes se les ofrecen una serie de cursos de formación de carácter extraordinario que permiten su especialización en distintas técnicas punteras. «Esa es una de nuestras grandes apuestas, porque además garantiza que nuestros alumnos van a tener una cualificación profesional que les va a permitir trabajar en cualquiera de los mejores hospitales cuando acaben su etapa de residencia», asegura.

En estos momentos, el Hospital Clínico de Salamanca cuenta con cerca de 400 estudiantes MIR, lo que supone que está entre los 20 hospitales españoles que mayor número de residentes forma, ocupando el puesto 17. «Tener tantos residentes es una labor dura y muy exigente, pero es posible gracias a una buena organización y a que contamos con tutores excelentes en los distintos servicios muy implicados en la formación de los MIR», subraya Lourdes Vázquez.

La cuestión de si el Hospital Clínico de Salamanca mantiene su capacidad para atraer a los mejores estudiantes de Medicina o había sufrido el impacto derivado de problemas de gestión que arrojan con asiduidad noticias negativas (elevadas listas de espera, obsolescencia de algunas instalaciones hasta la llegada del nuevo hospital) ha sido ampliamente debatida en la ciudad.

Desde el hospital salmantino se destaca que en los últimos cinco años el complejo ha conseguido captar como media siete de los mil mejores en la nota del MIR. Una cifra muy similar a la de algunos de los hospitales más importantes que competían en los premios Best InClass con el salmantino en la categoría de mejor servicio de formación MIR, como el Gregorio Marañón o el 12 de Octubre de Madrid, y bastante superior a la del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín y a la Organización Sanitaria Integrada Bilbao-Basurto, que también habían sido propuestos como finalistas.

En la última convocatoria MIR, cuyos resultados se conocieron en mayo, el Clínico de Salamanca logró precisamente esa cifra, siete alumnos MIR de entre los 1.000 primeros de un listado compuesto por 9.300 aspirantes.

El alumno con nota más alta que eligió el complejo de Salamanca (con el puesto 100) lo hizo curiosamente en la especialidad de Medicina Familiar, una rama que habitualmente se considera una ‘cenicienta’ para los residentes con mejores notas. Mientras, otros alumnos con puestos destacados entre el primer millar eligieron Cardiología (con los puestos 381, 416 y 417), Dermatología (513 y 672), Radiodiagnóstico (753) y Traumatología (946).

La doctora Vázquez subraya que «evidentemente hay algunos servicios que pueden llamar más la atención que otros, sobre todo por su repercusión en la investigación que se desarrolla desde el propio hospital, como Hematología, Oncología o Cardiología, pero en cualquiera de los servicios se ofrece una formación de altísima calidad».

Por este motivo, la responsable del plan docente destaca que «los alumnos que ya están con nosotros tienen que plantearse la necesidad de aprovechar al máximo todas las oportunidades que están a su alcance y los que están preparando el MIR deben tener en cuenta que Salamanca es un centro en el que pueden recibir una formación realmente muy buena para su futuro», concluye.