El Norte de Castilla

El sector hotelero aboga por la unidad y por una promoción dirigida a nuevos nichos

Manuel López (Fundación Intermundial), a la izquierda, posa con los premiados, Jorge Vargas (hotel Sierra de Cazorla), Concha Bustos (Catalonia Hotels), y Rosa Álvarez (Le Meridien).
Manuel López (Fundación Intermundial), a la izquierda, posa con los premiados, Jorge Vargas (hotel Sierra de Cazorla), Concha Bustos (Catalonia Hotels), y Rosa Álvarez (Le Meridien). / Laya
  • Reclaman una mayor homogeneización en todas las regiones, en una clausura centrada en tecnología y valores empresariales

Los hoteleros de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) reclamaron ayer al Gobierno que coordine «una mayor homogeneización del sector» en todas las comunidades autónomas. En las conclusiones del Congreso anual de esta Confederación, que echó ayer el cierre en Salamanca, se solicita además una «defensa de los intereses profesionales» que se lograría «con una mayor unidad del sector», según apuntó en su clausura el presidente de Cehat, Juan Molas.

A lo largo de dos días, los responsables y propietarios de hoteles y alojamientos turísticos en España ha buscado soluciones ante la «falta de regulación», tal y como señaló Molas, para los alojamientos privados de uso turístico que se promocionan a través de plataformas de Internet.

En este sentido, el presidente de Cehat pide, además, que las administraciones atiendan esta «gran preocupación» que tiene el sector, por lo que exige «una regulación» para evitar «la lacra del turismo ilegal y de la economía sumergida».

Juan Molas mostró estas preocupaciones en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Salamanca, ante la presencia de la consejera de Cultura y Turismo de Castilla y León, Josefa García Cirac, quien presumió por su parte de unos «datos turísticos» que «avalan» el «buen momento del sector en esta comunidad autónoma».

García Cirac indicó, además, que la próxima regulación autonómica de las viviendas turísticas de particulares aportará «mayor seguridad y calidad» al sector. Asimismo, según que esta nueva normativa que está desarrollando la Junta también dará «mayores garantías» a los turistas.

La consejera insistió en que la administración autonómica trabaja «mano a mano» con el sector a través de tres vías, que son las de promoción, comercialización y la de regulación de aspectos normativos, donde se incluyen los dos decretos aprobados en los últimos años para hoteles y apartamentos y a los que se sumará el tercero sobre viviendas turísticas.

En su comparecencia ante los medios, previa a la clausura, la consejera puso de relieve que Castilla y León ha aumentado en lo que va de año un seis por ciento su número de turistas recibidos y un 5,5 por ciento sus pernoctaciones.

Respecto al impacto económico del sector, García Cirac remarcó que el gasto turístico en la Comunidad alcanzó los 207 millones de euros en 2015 -último año con datos cerrados-, un 31 por ciento más que en el ejercicio anterior.

'Unidad de las empresas'

El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Juan Molas, recordó por su parte a directivos y responsables que lo más importante «es la unidad de las empresas» para lograr «defender los intereses empresariales».

En esa misma línea, el presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, reforzó esa tesis apostando por el talento y el esfuerzo. Junto a Garamendi se sentó en una mesa redonda el presidente de Globalia, el salmantino Juan José Hidalgo, quien recibió el Premio Hotelero de Honor de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos, y que vino a defender que la generación de puestos de trabajo es la forma más rápida y eficaz de que España se ponga «en el lugar que se merece».

Hidalgo, que quiso lanzar un mensaje positivo al sector augurando que los buenos tiempos vienen para quedarse, sí quiso advertir la falta de apoyo al sector turístico. «Yo no comparto lo que están haciendo con el turismo los gobiernos. Si yo dirigiera el tema del turismo actuaría de otra manera, hay que dedicar mucho más tiempo a quien nos da de comer, y nos da de comer el turismo. Tenemos que destinar recursos en cosas concretas y hay que moverlo a través de los profesionales».

Durante la mañana también se celebró la ponencia ‘La distribución hotelera, ¿un nudo gordiano?’, a cargo de Luis del Olmo, presidente de Idiso, en la que analizó la manera de relacionarse del turista con los turoperadores a lo largo de la historia, especialmente desde la aparición de Internet y los nuevos modelos de negocio. «Del día a la mañana el cliente tenía toda la información; podía obtener en segundos toda la información de un destino, de un hotel, del modo de transporte y definir exactamente su experiencia de viaje», explicó, apuntando que la manera de relacionarse con el cliente ha cambiado, como también lo ha hecho el propio consumidor. «Los nuevos consumidores presentan unos rasgos comunes que de por sí suponen un reto para las organizaciones. Esperan más, confían en sus colegas, están informados, tienen opciones y tienen voz… Y esto último es muy importante porque cuando se enfadan, se enfadan de verdad, lo ven millones de personas», añadió.

Nuevos modelos de gestión

Por último tuvo lugar la mesa redonda ‘Startup y tecnología: hotel, destino, gestión, venta… ¿Qué espera el cliente tecnológico?’, en la que se analizaron nuevos modelos de gestión de administración que tienen un denominador común: simplificar procesos, optimizar tiempos y recursos y fidelizar a los clientes. En ella participaron y presentado sus modelos de negocio César Mariel (CEO de Iristrace); Íñigo Valenzuela (CEO & Founder de Smartvel); y Jesús Salgado (co-founder & CEO de Hotels Quality).

César Mariel lamentó los obstáculos que encuentra el sector en el día a día. «Vemos día a día muchísimos problemas que se pueden solucionar de manera más ágil», señaló. En este sentido, todos los ponentes coincidieron en apostar por la innovación para ofrecer valor al sector desde nuevas propuestas. «Mi experiencia es que es muy difícil llegar a los que toman decisiones. Y aunque la innovación está externalizada el día les come y no les permite innovar», subrayó Mariel.