El Norte de Castilla

Decenas de globos subieron al cielo en el hospital salmantino.
Decenas de globos subieron al cielo en el hospital salmantino. / MANUEL LAYA

Globos al cielo para visibilizar los cuidados que requieren los niños prematuros

  • La asociación Premya congrega en un simbólico acto a pequeños, madres, padres y personal del Complejo Asistencial

El Complejo Asistencial Universitario de Salamanca acogió ayer la celebración del Día Mundial del Niño Prematuro, organizada por la Asociación de Familias de Niños Prematuros y Asimilados de Castilla y León (Premya) y bajo el lema ‘Tu esperanza es su fuerza’.

Miembros de la asociaciónelaboraron un mural en la planta de Neonatología, donde los padres puedieron colgar un pequeño calcetín con el nombre de su bebé.

Las familias también recibieron un obsequio y posteriormente particparon, junto a personal del centro salmantino, en una suelta de globos morados en la puerta de acceso al Hospital Universitario. De esta manera, se pretendía visibilizar a estos bebés y concienciar sobre la importancia de cuidarlos y tratarlos de manera específica.

Un grupo de niños, acompañados por familiares y personal sanitario, soltaron decenas de globos a las puertas del Hospital Clínico Universitario de Salamanca con motivo de la celebración del Día del Niño Prematuro.

Los presentes quiseron poner esta nota de color en una jornada que sirve anualmente para «sensibilizar» sobre la realidad que viven algunos niños que nacen antes de lo que es habitual en una gestación y sus familias.

La presidenta de la Asociación de Familias de Niños Prematuros y Asimilados de Castilla y León, Naiara López, recordó en este acto a «todos los niños y a las familias que están sacando a los menores adelante».

Concretamente, nacen de manera prematura –con menos de 37 semanas de gestación- entre el 30 y el 40 por ciento de los 350 bebés que atiende cada año la Unidad de Neonatología del Hospital Universitario de Salamanca, referencia regional también para Ávila y Zamora.

Además, registra unos cuarenta casos anuales de los denominados «grandes prematuros», aquellos que pesan menos de un kilo y medio al nacer, según informaron ayer fguentes hospitalarias.